El padre de Jane falleció en Enero. Tras unos meses en Bath, han iniciado sus visitas a sus hermanos. Poco a poco empiezan a hacerse conscientes de su nueva situación como mujeres que no son hijas ni esposas. Algo que podría haber sido una tragedia en la época de Jane (de ahí que en alguna otra entrada haya comentado la no tan desacertada decisión de Charlotte Lucas en Orgullo y Prejuicio cuando acepta casarse con Mr. Collins), para ellas fue más llevadero gracias a los fuertes principios de la Familia Austen, y a los lazos afectivos que unían a todos los hermanos.

Aunque, la verdad, se percibe a Jane con un muy buen estado de ánimo…

Carta de Jane a Cassandra  (Jane tenía 29 años)

Sábado 24 de Agosto de 1805

De Godmersham a Goodstone Prk.

Mi querida Cassandra:

¿Cómo estás? ¿Y cómo está el resfriado de Harriot? Espero que en este momento estés sentada para poder responderme a estas preguntas.

Nuestra visita a Eastwell fue muy agradable. Pude comprobar que los modales de Lady Gordon eran tan encantadores como nos habían sido descritos, y no ví nada que me disgustara en Sir Janison, excepto en una o dos ocasiones en que pareció burlarse de la Sra. Anne Finch. Estaba justo empezando una conversación con Elizabeth cuando ordenaron preparar el carruaje, pero durante la primera parte de la visita habló muy poco.

Todos aprobaron completamente que te fueras con Harriot, y tan sólo pudo ser ampliamente elogiado como un acto de virtuosismo por tu parte. Yo hice todo lo que pude para atenuar tus méritos.

Las Sras. Finch temían que Goodnestone te pareciera muy aburrido. En el momento que les oí decirlo deseé que pudieran haber oído la solicitud del Sr. E. Bridges sobre el asunto, y que hubieran tenido conocimiento de todas las diversiones que se habían planeado a fin de evitarlo.  Fueron muy educadas conmigo, como de costumbre. La Fortuna también fue muy amable conmigo pues se encargó de poner a mi lado al Sr. E. Hatton durante la cena.

He descubierto que Lady Elizabeth tiene muy poco que decir de sí misma, a pesar de su edad y situación. Y que la Srta. Hatton no tiene mucho más que decir que ella. Su elocuencia se encuentra en sus dedos, que resultaron ser de lo más armoniosamente fluidos.

janeaustensworld.wordpress.com

George es un niño muy educado, y se comporta muy bien, pero el que más me gustó fue Daniel. El buen humor de su rostro resulta bastante cautivador.

Después del té echamos una partida de Cribbage (juego de naipes), y él y yo ganamos dos gomas de su hermano y de la Sra. Mary.

El Sr. Brett era la única persona allí aparte de nuestras dos familias. Llegamos a casa bastante pasadas las once de la noche, y estaba tan cansada que no pude sentir envidia de los que estaban en el baile de Lady Yates. Espero que mis buenos deseos para que resultara agradable fueran un éxito. Ayer tuvimos un día muy tranquilo. Mis esfuerzos más estridentes fueron escribir a Frank y jugar al Badminton con William. Hemos estado practicando juntos durante dos mañanas y ha mejorado un poco. Con frecuencia hemos llegado a jugar tres veces, y en una o dos ocasiones, hasta seis. Los dos Edwards se fueron a Canterbury, y encontraron a la Srta. Knight tal y como supongo que tu la encontraste el día anterior, alegre pero débil. Se encontraron con Fanny que estaba paseando con la Srta. Sharp y con la Srta. Milles, y era el ser más feliz del mundo. Envió un mensaje privado a su madre en el que se lo hacía saber. “¡Dile a Mamá que estoy bastante Palmerstone (ndet: “Cartas de la Sra. Palmerstone a sus hijas, inculcando moralidad con narraciones entretenidas” -1803-). Si la pequeña Lizzy utilizara el mismo lenguaje, me atrevo a decir que me enviaría el mismo mensaje desde Goodnestone.

Por la tarde nos dimos un paseo tranquilo alrededor de la granja, con George y Henry entreteniéndonos con sus carreras y juegos. El pequeño Edward se encuentra, sin lugar a dudas, mucho mejor, y su papá y su mamá han decidido

littleaugury.blogspot.com

consultar al Dr. Wilmot. A menos que recupere las fuerzas más allá de lo que hasta ahora parece probable, sus hermanos volverán al cole sin él, y él irá con el grupo a Worthing. Si se le recomiendan baños de mar, le dejarán allí con nosotras, pero no creemos que esto llegue a ocurrir. No he sido bien aprovechada esta mañana, pues he recibido una carta de Frank que debería haberme llegado cuando Elizabeth y Henry recibieron la suya, y que en su camino de Albany a Godmersham ha pasado por Dover y por Steventon. Fue terminada el día 16, y relata lo mismo que ya recibieron ellos previamente: tiene mucha prisa por casarse, y le he animado a que lo haga, en la carta que debería ser la respuesta a la suya. Le ha debido de parecer muy extraño que no haya dado acuse de recibo a la suya, cuando le hablo de las que Elizabeth y Henry recibieron por esas mismas fechas. Y, como añadido a mis males, se me olvidó numerar la mía por la parte de fuera.

He encontrado tus manoplas blancas, estaban envueltas dentro de mi gorro de dormir recién lavado, y ya puedes utilizarlas.

Elizabeth acaba de proponer un plan, que me causará bastante placer en caso de que también resulte conveniente a la otra parte. Consiste en que cuando tu vuelvas el lunes, yo te releve en Goodnestone durante unos días. Harriot no puede mentir, aunque se la deje intentarlo con ahínco, y es por eso que la desafío a que acepte esta autoinvitación que acabo de hacerme siempre que sea realmente algo que le venga perfectamente bien. Como no hay tiempo para su respuesta, iré en el carruaje el lunes, y puedo volver contigo en caso de que el hecho de que yo vaya a Goodnestone resulte inconveniente.

Los Knatchbull vienen el miércoles a cenar, y se quedarán, como mucho, hasta el viernes por la mañana.

La carta de Frank es la única que tu o yo hayamos recibido desde el jueves.

El Sr. Hall se fue  esa mañana hasta Ospringe, con un botín nada despreciable. Le cobró a Elizabeth 5 chelines por cada una de las veces que la ha arreglado el cabello, y 5 chelines por cada lección a Sace, no dejando nada por los placeres de sus visitas aquí, tales como la comida, bebida y alojamiento, los beneficios del aire del campo, y los encantos de la sociedad con la Sra. Salked y la Sra. Sace. Conmigo fue algo más considerado, tal y como esperaba, por mi relación contigo, y me cobró solamente 2 chelines y 60 céntimos por cortarme el pelo, aunque estaba bastante arreglado después de que me lo corté para Eastwell, para la reunión de Ashford. Ciertamente, respeta nuestra juventud y nuestro estado de probreza.

El hecho de escribirte hoy a ti ha evitado que Elizabeth escriba a Harriot, por cuyos perjuicios imploro el perdón de la última. Transmítele mis mejores afectos, y mis recuerdos amables para sus hermanos. Tuya con todo mi afecto.

P.D. Se desea que vuelvas con el cuadro de Henry de Rowling, para las Sras. Finch.

Me he dado cuenta al hacerme cargo de mis asuntos, de que en vez de ser muy rica, más bien soy bastante pobre, pues no puedo permitirme más de 10 chelines para talegos. Pero como nos vamos a encontrar en Canterbury, no necesito mencionarte esto. Sin embargo, creo que está bien prepararte para la visión de una hermana hundida en la pobreza, para que no te superen tus sentimientos.

No hemos tenido noticias de Henry desde que se marchó. Daniel nos dijo que salió desde Ospringe en una de las calesas.

Elizabeth espera que no llegues el lunes más allá de las cinco de la tarde, a cuenta de Lizzy.

Nota: la traducción la ha realizado la autora del blog, no con objeto literario, sino por el contenido del estado físico y/o anímico de Jane Austen, por lo que es susceptible de mejoras en el estilo, la interpretación o la traducción de algunos términos.

Fuente: Le Faye, D. (1995), Jane Austen’s Letters, Ed. Oxford University Press

Anuncios