17 y 18 Octubre 1815: Carta de Jane a Cassandra. Henry empieza a sentirse mal.


Vamos a ponernos al día con algunas cartas de Jane Austen de este mes que, por motivos laborales, no he podido publicar exactamente en el día de su escritura, pero esto se arregla rápidamente.

En esta ocasión Jane se encuentra en Londres con Henry, ultimando negociaciones para la publicación de su novela Emma. Pero Henry se pone enfermo, y Jane se dedicará, principalmente, a cuidar de él.

Dice la tradición oral de la familia Austen que el Sr. Seymour con el que tuvo que cenar Jane a solas, llegó a hacerle una propuesta matrimonial, pero realmente no hay ningún dato objetivo que lo confirme, y además, por lo que parece, a Jane le entró algo de risa… Conclusión: soltera por elección, no porque no hubiera tenido pretendientes suficientes… y esto, en su época, es para quitarse el sombrero…

Carta de Jane a su hermana Cassandra (Jane tenía 39 años)

Martes 17-Miércoles 18 de Octubre de 1815

Desde Hans Place, Londres

Martes.-

Mi querida Cassandra:

Gracias por tus dos cartas. Me alegro de que la nueva cocinera haya empezado tan bien. Las tartas de manzana constituyen una parte importante de nuestra felicidad doméstica.

Ha llegado la carta del Sr. Murray. Por supuesto que es un poco granuja, pero de los educados. Su oferta es de 450 libras, pero quiere que se incluyan los copyright de Mansfield Park y de Juicio y Sentimiento. Me parece que esto va a terminar en que me voy a publicar yo misma. Sin embargo, sus elogios son más de los que yo esperaba. Es una carta divertida. Ya la verás.

Henry vino a casa el domingo y ese mismo día cenamos con los Herries. Fue una gran cena familiar, en la que hubo inteligencia y educación.

El día anterior tuve una agradable visita. Al Sr. Jackson le gusta comer, pero no le gustan tanto el Sr. y la Srta. Papillon.

¡Menudo tiempo estamos teniendo! ¿Qué podemos hacer? 17 de Octubre ¡y todavía es verano!

Henry no se encuentra muy bien. Un ataque bilioso con fiebre. Ayer regresó temprano de H. St. y se fue a la cama. La consecuencia cómica que tuvo esto es que el Sr. Seymour y yo tuvimos que cenar juntos en un tête à tête. Está siendo purgado con cloruro mercurioso y por lo tanto mejorando, y espero que mañana ya se encuentre bien. Los Creed de Hendon cenan aquí hoy, algo más bien desafortunado, pues Henry apenas podrá hacer acto de presencia, y todos me son desconocidos. Le ha pedido al Sr. Tilson que venga y ocupe su lugar. Dudo demasiado que resultemos una pareja agradable.

Mañana estamos comprometidos para ir a casa del Sr. Gordon de Cleveland Row. Estuve allí ayer por la mañana. Por el momento no parece haber plan alguno de que el Sr. Gordon vaya a Chawton, ni que de momento venga aquí nadie de la familia. Muchos de ellos están enfermos.

Miércoles.-

La enfermedad de Henry es más grave de lo que me esperaba. Lleva en la cama desde el lunes a las 3 de la tarde. Tiene fiebre y algo bilioso, pero principalmente inflamatorio. No estoy asustada, pero he decidido enviar hoy esta carta por correo, para que sepáis cómo están las cosas. No es posible que salga de la ciudad el sábado. Le he hecho hoy esta pregunta al Sr. Haydon. El Sr. Hayson es el caja farmacéuticoboticario de la esquina de Sloane St., sucesor del Sr. Smith, un hombre joven del que se dice que es inteligentem y ciertamente es muy atento parece haber entendido hasta ahora de qué se trata su dolencia. Tiene un poco de dolor en el pecho, pero no se considera de gravedad. El Sr. Haydon dice que es una inflamación general. Ayer le extrajo a Henry veinte onzas de sangre, esta mañana prácticamente otras tantas, y espera tener que hacer lo mismo mañana. Me ha asegurado que le ha encontrado tan bien como esperaba. Henry es un paciente excelente, se queda tumbado en la cama, y está dispuesto a tragarse lo que haga falta. Está sobreviviendo a base de sus medicinas, té y agua de cebada. Ha tenido bastante fiebre, pero no demasiado dolor de ningún tipo, y duerme muy bien. Su visita a Chawton probablemente termine en nada, pues está muy próxima la de sus asuntos en Oxfordshire.

Por lo que respecta a mí misma, puedes estar segura de que volveré en cuanto pueda. Tengo en mente el martes, pero tu misma puedes apreciar la inseguridad que hay al respecto. Quiero deshacerme de algunas de mis cosas y para ello enviaré un paquete el sábado via Collier. Págalo a mi cuenta. La mayoría será ropa sucia, pero añadiré el astracán de Martha, y tus pañuelos de muselina (India a ¾), tus lápices 3 chelines, y algunos artículos para Mary, si los recibo a tiempo de la Sra. Hore.

Hemos desistido del plan de Cleveland Row. El Sr. Tilson llevó una nota hasta allí esta mañana. Hasta ayer por la tarde tenía la esperanza de que la medicación que había tomado, junto con un buen descanso por la noche, le servirían para recuperarse. Supuse que se trataba simplemente de bilis, pero dicen que la enfermedad debe haberse originado por un resfriado. Tienes que imaginarte a Henry en la habitación trasera del piso de arriba, y yo normalmente estoy allí también, trabajando o escribiendo.

Ayer escribí a Edward, para posponer la visita de nuestros sobrinos hasta el viernes. Tengo la firme impresión de que su tío esté lo suficientemente bien como para alegrarse de verlos en ese momento.

La próxima vez te escribiré con el paquete, dentro de dos días, excepto que antes hubiera algo en particular que comunicar.

El correo me acaba de traer en este momento una carta de Edward. Es posible que venga el próximo martes, pues necesita de uno o dos días para resolver sus asuntos.

La Sra. Hore desea dar su opinión a Mary y Frank, sobre las dudas que tiene de que la respuesta sea comprar la cómoda en Londres, si se tienen en cuenta los gastos de transporte.

Las dos Srtas. Gibson nos visitaron el domingo, y trajeron una carta de Mary, que también irá en el paquete. La Srta. Gibson tenía un aspecto especialmente bueno. No he sido capaz de devolverles la visita. Si puedo, quiero volver a Keppel St., pero lo dudo. Los Creed son una gente muy agradable, pero me temo que han tenido una visita muy aburrida.

Estoy deseando saber cómo van los planes de Martha. Si no me escribieras antes, hazlo en el correo del domingo a Hans Place. En esemomento estará más que preparada para recibir tus noticias.

¡Por fin un cambio de temperatura! Viento y lluvia.

La Sra. Tilson acaba de venir. Pobre mujer, está hecha un trapo, siempre enferma.

Que Dios te bendiga.

Con todo mi afecto.

Firma JA

P.D. El tio Henry se ha divertido mucho con el mensaje de Cassy, pero si estuviera ahora aquí con su chal rojo, le haría reír más de lo que le conviene.

Nota: la traducción la ha realizado la autora del blog, no con objeto literario, sino por el contenido del estado físico y/o anímico de Jane Austen, por lo que es susceptible de mejoras en el estilo, la interpretación o la traducción de algunos términos.

Fuente: Le Faye, D. (1995), Jane Austen’s Letters, Ed. Oxford University Press
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s