Phillys Wheatley: primera mujer negra en la época de regencia en publicar un libro de poemas 1753-1784


Hoy quería hablaros de una extraordinaria mujer que vivió en la época de regencia: Phillys Wheatley (1753-1784). En 1773, con apenas 20 años, publicó su primer libro en Estados Unidos, llamado Poems on Various Subjects (Poemas sobre varios asuntos). Libro que, por cierto, fue el primero publicado por un autor, en este caso autora, afroamericano.

No se trata de la protagonista de la película Belle, de las que os hablaré en otra entrada, aunque espero que pronto se animen a hacer una sobre esta fascinante historia.

Phyllis nació en Senegal y más tarde se trasladó a Gambia. En este país fue capturada y sometida a esclavitud con tan sólo 7 años. Hacia 1760 fue llevada a América, ya que, debido a su edad, no era apta para los trabajos a los que se destinaba a los africanos en las colonias del Caribe y del Sur. Estos esclavos con estatus de “refugiados” eran llevados a Boston, y allí fue donde fue comprada por el matrimonio de mercaderes Wheatley, (John y Susannah), por una auténtica ganga. La niña estaba tan enferma que el capitán del barco pensaba que estaba terminal, y quería sacar al menos un último beneficio de ella. Un familiar de los Wheatley relata que la niña estaba extremadamente delgada, desnuda, cubierta tan sólo con lo que parecía ser un trozo de alfombrilla.

Tanto el matrimonio Wheatley, como sus hijos Nathaniel y Mary, se encargaron de convertir a la niña a la fe cristina, sin excusarla de sus tareas domésticas, y pronto se dieron cuenta de que estaba intelectualmente dotada, por lo que se encargaron de darle una educación completa, que incluia estudios de latin, griego, mitología e historia, y la familiarizaron con literatos ingleses como John Milton o Alexander Pope. El inglés pronto se convirtió para ella en su idioma habitual, y con tan sólo 13 años publicó su primer poema en el Newport Mercury (1767)

Con 17 años escribió escribió un tributo poético sobre la muerte del calvinista George Whitefield,  que fue publicado en Londres en 1771 junto con el sermón de Ebenezer Pemberton, lo que le dio reconocimiento internacional.

Pero no logró ser publicada en Estados Unidos, sino en Inglaterra, donde la Sra. Wheatly se dirigió, concretamente a Selina Hastings, Condesa de Huntingdon, de quién Whitefield había sido capellán. Adinerada y habiendo hecho suyas las causas evangélica y abolicionista, la condesa dio instrucciones al editor Archibald Bell para que escribiera a Wheatley y poder preparar la publicación de su libro. El trabajo fue publicado en Londres porque la editorial en Boston se había negado a aceptarlo. Phillis y el hijo de su señor, Nathanial Wheatley, fueron a Inglaterra, donde Selina, la Condesa de Huntingdon y el Conde de Dartmouth le ayudaron con incentivos económicos.

Phyllis Wheatley

El 8 de Mayo de 1773, Phillys, que sufría de asma crónica, partió hacia Londres acompañada del Nathaniel, hijo de sus patrocinadores.Alli fue recibida por varios dirigentes de la época como el Duque de Dartmouth, a la cabeza del abolicionismo, el Barón George Lyttleton, poeta y activista, Sir Brook Watson, que pronto sería alcalde de Londres, el filántropo John Thornton y por el mismísimo Benjamin Franklin. Se publicó su libro el 1 de Septiembre de ese año, convirtiéndose en el primero publicado por un escritor negro (hombre o mujer). Phillys tuvo que regresar a Boston pues la Sra. Wheatley se puso gravemente enferma a finales de ese verano.

Su poesía fue admirada por muchas de las figuras imperantes de la Revolución Norteamericana, incluyendo George Washington, quien se refería a ella como un “gran Genio poético” y le agradeció personalmente por un poema que escribió en su honor.

Aunque no todo fueron admiradores. También tuvo sus detractores, entre ellos Thomas Jefferson que dijo de ella que “Los héroes de La Dunciada son para ella, como Hércules para el autor de aquel poema.”

La poesía de Wheatley gira en torno a temas cristianos, con muchos poemas dedicados a personalidades famosas. Rara vez menciona su propia situación en los poemas que escribe. Uno de los pocos que tratan la esclavitud es “On being brought from Africa to America” (Sobre el ser traída desde África hasta América)

`TWAS mercy brought me from my Pagan land,

Taught my benighted soul to understand

That there’s a God, that there’s a Saviour too:

Once I redemption neither sought nor knew.

Some view our sable race with scornful eye,

“Their colour is a diabolic dye.”

Remember, Christians, Negroes, black as Cain,

May be refin’d, and join th’ angelic train.´

Fue la gracia la que me trajo desde mi tierra pagana,

le enseñó a mi ignorante alma a entender

que hay un Dios, que hay un Salvador también:

Una vez no he buscado ni sabía de la redención.

Algunos ven a nuestra oscura raza con ojo desdeñoso,

“Su color es un hito diabólico.”

Recordad, cristianos, negros, tanto como Caín,

Podrán ser refinados, y unirse al angélico tren.

¡Pobre! Tener que llegar al convencimiento de que ella y todos los negros eran almas en pecado simplemente por el color de su piel y por su cultura, a las que tan sólo podría redimir la fe cristiana… cosas de la época… aunque esa adaptación a su entorno le permitió que los otros dones con los que había nacido, como su inteligencia y habilidad para escribir, pudieran ser reconocidos.

En aquellos años, todavía mucha gente blanca encontraba difícil de creer que una mujer negra pudiera ser tan inteligente como para escrbir poesía. Así que, en 1772, Wheatley debió defender su capacidad literaria en la corte. Fue examinada por un grupo de intelectuales de Boston, entre ellos John Erving, el reverendo Charles Chauncey, John Hancock, Thomas Hutchinson, el gobernador de Massachusetts, y su teniente gobernador Andrew Oliver. Concluyeron que, de hecho, ella era la autora de los poemas adscriptos a su persona y firmaron un certificado que fue publicado en el prefacio a su libro de Poems on Various Subjects, Religious and Moral, editado en Aldgate, Londres en 1773.

Fijaros que éste es el entorno en el que nació Jane Austen en 1775, perteneciendo a una familia que se leía todo lo que se publicaba en blanco y negro, por lo que probablemente esta obra no fuera desconocida, al menos para su padre y quizás para su hermano mayor, James. Recordemos que Jane tenía una tía, hermana de su padre, que se había casado en la India, y que su hija, Eliza, se casó posteriormente con un aristócrata francés. La familia Austen estaba familiarizada con el exotismo.

Algunos críticos citan la existosa defensa de Wheatley de su poesía en corte y la publicación de su libro como el primer reconocimiento oficial de la literatura afroamericana.

En 1778, el poeta afroamericano Jupiter Hammon compuso una oda a Wheatley. El autor nunca se menciona a sí mismo en el poema, pero tal parece que eligiendo a Wheatley como motivo, estaba reconociendo su origen común.

Wheatley fue manumitida (es decir, declarada libre) tres meses antes de que falleciera la Sra. Wheatley, el 3 de Marzo de 1774. Phyllis tenía 21 años. Aunque muchos criticaron a los Wheatley por haberla mantenido como esclava, lo cierto es que le proporcionaron educación, un entorno agradable en el que escribir, y nunca la sometieron a las inhumanas demandas a las que se sometía a los esclavos en aquella época. 

Los siguientes años comienzan a ser difíciles para Phyllis. Había fallecido la Sra. Wheatley; la hija, Mary, y su padre, fallecieron poco después, en 1778, y Nathaniel, que se había casado y mudado a Inglaterra, falleció en 1783. Una panorámica realmente desoladora para una joven fuera de su país, sin familia ni contactos, negra… y superdotada. Con la capacidad ahora para entender, fuera de la pequeña burbuja que le habían creado los Wheatley, en qué consistía la tragedia de ser negro en aquella época. Algo que su mente y su cuerpo encontraron muy difícil de digerir.

Tras la muerte de sus mentores,John y Susannah Wheatley, Phillis se casó  el 1 de Abril de 1778 con un negro liberto, quizás como única opción, llamado John Peters, a quien conocía desde hacía unos cinco años. Sus amigos más cercanos desaprobaron esta unión. Pero, lógicamente, no heredó ninguna fortuna de los Wheatley.  ¿Podía una mujer afroamericana educada e inteligente, pero pobre, haberse quedado soltera en ese entorno hostil?.

Peters no era un hombre negro al uso de la época. Era libre y aspiraba a la grandeza profesional y empresarial. Se sabe que en ocasiones se denominaba a sí mismo Dr. Peters, pues quizá gestionó algunos papeles legales de hombres negros de la época. También tenía un despacho de verduras en Court Street, comerciaba con pan y con barberías, e incluso llegó a pedir la licencia para vender bebidas alcohólicas y abrir un bar. Era un hombre guapo y de maneras educadas, que llevaba una peluca, bastón, y se comportaba como un auténtico caballero. También escribía y hablaba con mucha fluidez.

Phillys Wheatly estatua

Estatua de Phyllis Wheatley en Boston

Poco después de su matrimonio, los Peters se mudaron de Boston a Wilmington, Massachussets, para evitar la guerra en el Noreste durante la Revolución. A pesar de sus ambiciones, no resultaba fácil abrirse camino como comerciante o emprendedor en un mundo en el que las condiciones económicas eran difíciles, y donde los blancos tenían copado la mayoría del mercado. Peters se ausentaba y volvía en su afán de mejorar sus ingresos familiares, dejando con frecuencia a Phyllis sola para atender a los presuntos hijos que parece que tuvieron (hasta tres, que murieron todos en la primera infancia).

El matrimonio volvió a Boston y las primeras seis semanas tras su regreso, Phyllis se quedó en la mansión de una de las sobrinas de la Sra. Wheatley que había sido bombardeada y más tarde reconvertida en escuela tras la guerra. Peters se mudó después a un apartamento en una de las más pobres y oscuras zonas de Boston, donde más tarde otros familiares de los Wheatly encontraron a Phyllis en una condiciones cuasi infrahumanas. Carecía de atención (estaba enferma), de comodidades, de higiene… Apenas podía describirse cómo se encontraba.

Como era de esperar, su  marido la abandonó. Había tanto valor en ella que después de quedarse sola, se dedicó a trabajar como sirvienta haciendo tareas domésticas. Pero ni este trabajo ni sus poemas le proporcionaron la prosperidad económica que necesitaba, por lo que falleció a las 31 años, el 5 de Diciembre de 1784, en la más absoluta pobreza, falleciendo su tercer hijo unas horas más tarde, pudiendo ser enterrados juntos. Se encontraba sola y desatentida. La mujer que había sido reconocida y honrada por tantos intelectuales y grandes nombres de su época, moría en la más absoluta miseria, rodeada de todos los emblemas de la pobreza más infame. Peters fue encarcelado poco después.

Aun así, entre el 30 de Octubre y el 18 de Diciembre de 1779, intentó conseguir suscriptores para publicar algunos de los poemas que ya tenía escritos, y en el mismo año de su muerte, 1784 consiguió publicar bajo el nombre de Phylis Peters un panfleto de alabanza a América.

Se encontraba trabajando en segundo volumen de poesía que, lamentablemente, se perdió para siempre.

Entre sus obras, fijaros la afinidad que tiene con Jane Austen, pues entre sus escritores admirados se encontraba Samuel Cooper

  • An Elegy, Sacred to the Memory of the Great Divine, the Reverend and Learned Dr. Samuel Cooper, Who Departed This Life December 29, 1783Una Elegía, Dedicada a la Memoria del Gran Divino, el Reverendo y Cultivado Dr. Samuel Cooper, Quien dejó esta Vida el 29 de diciembre de 1783
  • Memoir and Poems of Phillis Wheatley, a Native African and Slave (Boston: Published by Geo. W. Light, 1834), also by Margaretta Matilda Odell — Memoria y Poemas de Phillis Wheatley, una Nativa Africana y Esclava
  • Poems on Various Subjects, Religious and Moral, published in 1773 To His Excellency George Washington —Poemas sobre Varios Asuntos, Religiosos y Morales, publicado en 1773 y dedicado a Su Excelencia George Washington (1776)

Sus obras están publicadas en Amazon:

http://www.amazon.com/Phillis-Wheatley/e/B001IQZJB0

Si alguien pensaba que tenía hoy algún motivo banal por el que quejarse, que se lo piense un par de veces después de leer esta historia…

Y si alguien sigue pensando que Jane Austen era una desgraciada y amargada solterona, sugiero que se lo haga mirar…. A mí me parece que estaba francamente feliz, y reconocedora del privilegio de su situación familiar y económica.

Fuentes:

1.- http://es.wikipedia.org/wiki/Phillis_Wheatley

2.- http://www.amazon.com/Phillis-Wheatley/e/B001IQZJB0

3.- http://www.poetryfoundation.org/bio/phillis-wheatley

Actualización 8 Septiembre 2014 y Nota Importante:

Cinthia, de JaneAustenCastellano, ha hecho una aclaración que considero importante por si alguien llega a esta entrada desde referencias que no tienen que ver con el mundo austenita, y que es preciso tener en cuenta dado su rigor histórico. Cinthia nos dice así:

…sólo un pequeño tecnicismo, según yo, no hay manera que Wheatley haya sido mujer de la Regencia, sólo una de la época georgiana, pues sí murió en 1784, es hasta 10 años después de su muerte que comienza el período que laxamente podría considerarse como de la Regencia, hacia 1794 o 1795 (el estricto es 1811-1820). Decir que Wheatley era mujer de la Regencia es casi como caer ese horrible pecado de decir que Jane Austen pertenece a la época “v[ictoriana]“. *escalofríos*

¡¡Tomad buena nota!!! Gracias, Cinthia, un placer!! 🙂

Anuncios

»

  1. Eva Maria dice:

    Una historia preciosa y conmovedora. Gracias Mila.

  2. MElenaF dice:

    Qué historia, Mila… maravillosa, conmovedora y terrible… Gracias por presentarnosla! Obviamente su vida es digna de libros (biográficos) y películas… Me encantaría verlos…
    Ahora, todas estas historias (del pasado, y muchas del presente también) siempre me ponen frente a la misma reflexión: ¡qué vida privilegiada tenemos!

  3. tarasia2014 dice:

    Me gustaría publicar el artículo en la web de mujeres creadoras http://worldwomenartists.blogspot.com.es/ para que se conozca a esta gran mujer. Gracias.

  4. Cinthia dice:

    Wow, Mila, ¡magnífica entrada! No sabía nada respecto a esta escritora.

    Sólo un pequeño tecnicismo, según yo, no hay manera que Wheatley haya sido mujer de la Regencia, sólo una de la época georgiana, pues sí murió en 1784, es hasta 10 años después de su muerte que comienza el período que laxamente podría considerarse como de la Regencia, hacia 1794 o 1795 (el estricto es 1811-1820). Decir que Wheatley era mujer de la Regencia es casi como caer ese horrible pecado de decir que Jane Austen pertenece a la época “v[ictoriana]”. *escalofríos*

    • 😀 😀 ¡Tienes toda la razón, Cinthia!! 😀 Ya tenemos experiencia en sacar toda la artillería pesada cuando alguien califica a Jane de V o romántica… 🙂 Gracias por tu excelente apunte. Lo voy a poner al final de la entrada como nota aclaratoria, porque hay gente que no se lee los comentarios y es importante. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s