MP Capítulo 35

Sinopsis

Ya se ha puesto fecha para la partida de Henry Crawford. Hay que presionar un poco más a Fanny y Sir Thomas decide utilizar a Edmund. Y éste entra al trapo. Se sabe el pañuelo de lágrimas de Fanny y que ésta le abrirá su corazón si él se lo pide. Pero Fanny sigue muy lúcida y sabe dónde está su primo. Hablar con él solamente le produciría más dolor.

Al principio la tranquiliza dándole la razón por su postura. No le ama y ha hecho bien en rechazarlo. Pero a Edmund y Fannycontinuación la suplica que actúe razonablemente y acepte la propuesta. No por amor, sino por gratitud. ¡¡Absolutamente lamentable!! Sería tan indigno aceptar un matrimonio por conveniencia que por gratitud. Pero ¿qué le ha pasado a Edmund?¿qué forma de razonar es esa? Lejos de retirarse ante la negativa de Fanny, Edmund insiste con más ahínco que el propio Henry. Pareciera que él tenía algún especial interés en que Fanny se casara con Henry. Y ese interés especial se llamaba Mary Crawford.

E insiste para que acepte a Henry, para que cambie su actitud. Todos, la Sra. Grant, Mary, todos los Bertram…. Deseaban que Fanny aceptara a Henry. Y ella lo sabía. Pero la mente de Fanny está viendo la realidad con una nitidez cristalina y sus sentimientos no pueden responder favorablemente a una monstruosidad, aunque los demás no la vean.

Fanny le pregunta a Edmund sobre las hermanas de su amigo, el Sr. Owen. Y Edmund responde que Mary y ella han puesto el listón muy alto. ¿Mary? Curiosamente, lo que Edmund no sabe es que está viendo en ambas a una única mujer: Fanny.

Análisis y Reflexiones

En este capítulo reconozco que me ha exasperado mucho Edmund. Los otros héroes de Jane Austen se podían haber equivocado, pero en esta ocasión Edmund además interviene en forzar sus sentimientos en una dirección que le son contarios a Fanny. No me imagino al Sr. Darcy convenciendo a Lizzy para que aceptara al Sr. Collins. ¡Eso habría hundido a Orgullo y Prejuicio! Aunque luego todo saliera como finalmente salió. fannyHabría sido un gesto feísimo…. y en Edmund es aún todavía peor por otro motivo: ni si quiera está mirando por el bien o la conveniencia de su prima, sino por el propio. Si FAnny aceptaba a Henry, él tendría más probabilidades con Mary. ¡Es de un egoísmo atroz! Algo absolutamente impropio de un caballero Austen…

¡Qué admirable Fanny! Mantenerse en su criterio a pesar de la opinión de todos y cada uno. De la presión que ejercían sobre ella. Cualquiera habría pensado que se estaba equivocando y sin embargo, ella, la insegura, tímida, modesta Fanny era más fuerte e íntegra que todos ellos juntos. Es muy difícil mantenerse firme ante una situación con tanta presión como la que estaba sufriendo Fanny. Jane Austen ha dado la vuelta a la historia. De ver a una heroína de su novela apocada, ahora mismo es una gran mujer. La reina de esta historia por mérito propio y por su valía.

Frases Geniales

.- (Fanny a Edmund) Me temo que pensemos de modo demasiado distinto para que yo encuentre alivio hablando de lo que siento.

.- (Edmund a Fanny sobre Henry) deja que triunfe al fin, Fanny…, deja que triunfe al fin. Has demostrado tu integridad y desinterés; demuestra ahora que eres agradecida y tierna de corazón. Entonces serás el modelo de la mujer perfecta, para lo cual creí que habías nacido.

.- Una oposición, suave y constante, es la mejor salvaguardia de los modales y de la conducta.

.- …si yo no puedo persuadirte de que han de modificarse tus sentimientos, confio que tú misma te persuadirás. Sinceramente confieso mi anhelo de que lo consigas. No es poco el interés que tengo en los progresos de Crawford. Por estar tan ligada a tu felicidad, Fanny, la suya reclama mis mejores votos. Ya ves que no puede ser pequeño mi interés por la bienandanza de Crawford.

.- (Edmund sobre Mary Crawford) Su corazón se hizo para el amor y la ternura, no para el rencor.

.- (Edmund a Fanny sobre la señora Grant y Mary Crawford) debes demostrarles que estás en tus cabales lo antes posible, mediante un cambio de actitud

.- Aunque reúna todas las perfecciones del mundo, creo que no debería dejarse sentado como indudable que un hombre tiene que ser aceptado por todas las mujeres que a él se le ocurra querer.

.- Cuanto más altos sus merecimientos, tanto más impropio de mí haber pensado siquiera en él. Y… y… tenemos unas ideas muy distintas sobre la naturaleza del sexo femenino, si ellas pueden suponer a una mujer capaz de corresponder tan pronto a un afecto como el que éste parece implicar.

.- (Edmund sobre las hermanas de Owen) Esas jovencitas, con toda su alegría y naturalidad, no pueden resultarle a un hombre acostumbrado al trato de mujeres sensibles. Son dos modos distintos de ser. Tú y miss Crawford habéis conseguido que me vuelva demasiado exigente.

Anuncios