MP Capítulo 32

Fanny, emocionalmente sola ante el peligro

Sinopsis

Fanny guarda la esperanza de que los hermanos Crawford se vayan ya sin tardanza. Mary se quería ir, y Henry había venido a buscarla. Al menos eso es lo que ella creía.

Henry vuelve temprano a Mansfield. Fanny se refugia en su cuartito, esperando a que acabe la visita y se marche. Pero, para su sorpresa, a eso de la media hora sube ¡nada más y nada menos que su propio tío Sir Sir ThomasThomas! Quien por cierto, en ese momento, se enteró de que Fanny nunca había encendido la chimenea en esa habitación. Su tío le cuenta que Henry Crawford le ha hablado de su amor por ella. No parece tener en cuenta los sentimientos de su sobrina, y la invita a que baje con él a entrevistarse con Henry. Entonces Fanny le muestra a su tío abiertamente su desagrado, y la confusión que Henry se han encargado de producir en todos.

Lógicamente, Sir Thomas no entiende el rechazo, pero Fanny tampoco puede explicarle el por qué. Pondría a todos en evidencia con lo ocurrido durante su ausencia.

Así que el tío se despacha a gusto con su sobrina, le manifiesta la gran decepción que le ha supuesto y, bien al contrario de lo que hizo con su propia hija, dispuesto a romper el compromiso con Mr. Rushworth si ella no estaba enamorada, no fue tan condescendiente con su sobrina. Para él era una ocasión de colocarla bien y de librarse de un compromiso de hacía ya muchos años.

Finalmente, y ante el llanto inconsolable de Fanny, cedió con la esperanza de que quizás más adelante pudiera cambiar de opinión. Aun así, Fanny se negó en rotundo a bajar a decirle a Henry su respuesta. ¡Bien hecho, Fanny! A los manipuladores, ni agua…

Fanny se sentía más sola que nunca. Edmund no estaba, y su tío le había retirado su aprecio… Una vez despachado Henry, su tio volvió a verla. Le aconsejó que fuera a dar un paseo, que tomara el aire… y que no dijera nada de lo ocurrido a nadie. Él, por su parte, no lo haría. Actuó tal y como le había pedido su tío y, a la vuelta, se encontró con la chimenea encendida. Su tio estaba siendo muy condescendiente con ella. La quería de verdad. Curiosamente las palabras de la Tía Norris, reprochándola que no la hubiera avisado de que iba a salir (y así haberse acercado a su casa a recoger unas cosas) eran iguales que las que él acababa de pronunciar, en boca de la tía Norris le parecían injustas para describir a su sobrina.

Y esa tarde, lo inevitable finalmente ocurrió: Fanny se quedó a solas con el Sr. Crawford.

Análisis y Reflexiones

Henry Crawford utiliza las artes del buen manipulador. Las conversaciones mantenidas a solas con Fanny él HyFlas da la vuelta a su favor. Si Fanny le ha dicho que no, él dice que está encantada. Si Fanny le ha dicho que no vuelva, él dice que le sugirió su retorno. ¿quién miente? De cara a los demás, lógicamente, Fanny… él es tan agradable, hay tanto que agradecerle, es tan educado…

Vemos cómo se produce la doble victimización: Fanny tiene que soportar el juego de Henry, pero también el reproche de su tío quien, creyéndose en posesión de la neutralidad y objetividad, inconsciente de que ha sido manipulado por Henry, arremete contra quien no tiene que hacerlo: la persona inocente.

Frases Geniales

.- (Sir Thomas sobre la Tía Norris) Ella es también muy severa consigo misma, lo cual tiene que influir, desde luego, en su opinión acerca de las necesidades de los demás.

.- (El concepto distorsionado de Sir Thomas sobre Henry) Aquí hay algo que mi comprensión no alcanza a descifrar. He aquí a un joven enamorado de ti, poseedor de cuanto puede acreditar a un pretendiente: no sólo posición social, fortuna y personalidad, sino también una simpatía poco comente, un trato y una conversación gratos a todo el mundo. Y no se trata de un conocido de hoy; hace bastante tiempo que le conoces. Su hermana, además, es una íntima amiga; y él hizo por tu hermano aquello, lo cual me hizo suponer que habría de ser para ti recomendación suficiente, de no existir otra.

.- (Sir Thomas a Fanny) Te consideraba particularmente libre de terquedades, engreimientos y de toda propensión a ese espíritu de independencia tan preponderante en estos tiempos modernos, hasta entre las jóvenes, y que en las jóvenes resulta más ofensivo y desagradable que cualquier ofensa vulgar.

.- (Fanny al oír los reproches de su tío) Ella sentía que se le destrozaba el corazón con aquella descripción del concepto que merecía a su tío… ¡con aquellas acusaciones, tan duras, tan múltiples, alzándose en tan espantosa progresión! Voluntariosa, obstinada, egoísta… y desagradecida.

.- …alimentaba la esperanza de que el disgusto de su tío iba cediendo, y cedería más aún cuando examinara el caso con más ecuanimidad y reconociera, como un hombre bueno debe reconocer, lo calamitoso e imperdonable, lo irremediable y vil que sería casarse sin amor. 

.- No quería, no podía creer que lo que Mr. Crawford sintiera por ella le atormentase mucho tiempo; su espíritu no era de esa clase. Londres le curaría pronto.

 

 

Anuncios