MP Capítulo 26

Sinopsis

Sir Thomas accede a complacer el deseo de su sobrino William de ver bailar a su hermana Fanny, y decide organizar un baile en Mansfield Park. A la tía Norris, como era de esperar, no le parece bien que se haga sin Julia y sin Maria, pero Sir Thomas le cierra la boca aclarando que es una fiesta para sus sobrino. No importa. Hará las veces de su hermana, Lady Bertram, para ahorrarle cualquier fatiga. En realidad, Lady Bertram desconoce lo que es fatiga, ya que todas le son ahorradas. Pero así la tía Norris puede ponerse la medallita de Señora de la Casa por una noche…

Edmund está satisfecho con el baile, pero sobre todo por sus primos. Él tiene cosas más importantes en las que pensar: su ordenación, en la semana de Navidad, y el matrimonio. Y para éste último evento, tenía dudas sobre Mary Crawford, y si ella sería capaz de adaptarse a ese tipo de vida.

Cruces de ámbar basadas en el regalo de Charles Austen a sus hermanas (cruces de topacio)
Cruces de ámbar basadas en el regalo de Charles Austen a sus hermanas (cruces de topacio)

Fanny se ha dado perfecta cuenta del juego de Henry con ella. Veremos hasta qué punto es capaz de resistirse, a pesar de ser consciente de ello. Ahora llevará en el cuello una cadena de oro, regalo de Henry a su hermana Mary, y que ésta a su vez le ha regalado a Fanny para que pueda lucir la cruz de ámbar que le regaló su hermano. A Fanny esto no le augura nada bueno…

Análisis y Reflexiones

En este capítulo tenemos otro guiño de Jane Austen a sus hermanos marinos. En este caso, a Charles, pues él fue el que se gastó sus primeros ahorros en comprar unas cruces de topacio para sus hermanas, que se cree sirvieron de modelo para las de ámbar que aparecen en la novela. Aquí, Fanny quiere ponerse la cruz de  ámbar que le regaló su hermano William. Al final el tema se resuelve con una cadena que le regala Mary Crawford.

Edmund está pensando en su ordenación y su matrimonio. Si Mary Crawford no hubiera sido tan clara en expresar su disgusto por lo que significa ser la mujer de un clérigo y lo poco que ganan, Edmund no habría dudado en proponerla en matrimonio. A veces estaba convencido de que ella le quería. Pero, otras, era evidente que ella no sacrificaría su idea de bienestar por él. Y Fanny no se le pasa por la cabeza ni un segundín.

Frases Geniales

.- (Fanny meditando sobre el baile)… joven e inexperta, con escasos medios de elección y sin la menor confianza en su propio gusto, el «cómo voy a vestirme» se convirtió en un punto muy dificil y delicado; y el casi único adorno que poseía: una cruz de ámbar muy bonita que William le había traído de Sicilia

.- (Las dudas de Edmund sobre Mary Crawford) ¿Le amaba ella lo bastante para prescindir de lo que solía considerar puntos esenciales? ¿Le amaba lo bastante para dejar de considerar esenciales aquellos puntos?

.- (Fanny sobre Mary Crawford cuando ésta le regala la cadena) Mary Crawford se había anticipado a sus deseos con una buena voluntad que la acreditaba como auténtica amiga.

.- (Fanny sobre Henry Crawford) Era galante, era atento, era algo de lo que había sido para sus primas; se proponía, según ella imaginaba, quitarle el sosiego engañándola como las había engañado a ellas.

Anuncios