Las mejores frases de Orgullo y Prejuicio: Capts. 19 y 20. Collins se declara, se rebota y se retira


Capítulo 19

El Sr. Collins se declara.
Estos capítulos probablemente proporcionaron a la familia Austen auténticos momentos de regocijo junto a la chimenea. El reverendo Austen tenía probablemente la capacidad para reírse de sí mismo y de su profesión, y su hija Jane supo plasmarlo en historias que amenizaban las frías y tediosas tardes de invierno. Esas son las ventajas de que no hubiera radio ni televisión… ni Internet…
El Sr. Collins, como un torero valiente, se lanza al ruedo. Tanto él, como más adelante hará el Sr. Darcy, van literalmente a su bola. Los dos están convencidos de que su oferta es lo mejor que puede esperar Elizabeth; que a ésta no se le va a pasar por la cabeza rechazarlos. Y, cuando lo hace, los dos se quedan, primero, literalmente pasmados; y segundo,  les entra un rebote de aquí te espero. La sutil diferencia radica en los sentimientos de cada uno: los de Collins son imaginarios, frágiles y volubles; y los de Darcy son reales, fuertes y decididos. Pero esto ya lo veremos algo más adelante….
El Sr. Collins se declaró formalmente.Collins se declara 1940
Horror.
(Lizzy) Se sentó e intentó ocultar con auténticos esfuerzos, los sentimientos que tenía divididos entre malestar y entretenimiento.
La verdad, qué considerada era Lizzy porque aguantar toda la retaíla de pelotilleo desplegada por su primo solamente podía sobrellevarse si se era capaz de convertir la indignación en caricatura.
Collins, aparte de pelota, se delata como un auténtico mentirosín:
(Sr. Collins) Tan pronto como entré en esta casa, la elegí como la compañera para mi vida futura.
Nosotros, que estamos de invitados silenciosos en la novela, sabemos que a la primera que eligió fue a Jane, pero fue la madre quien le disuadió ante el próximo probable compromiso con el Sr. Bingley.
 Collins declaración 1995
Collins ha tomado carrerilla, pero Lizzy, que está haciendo auténticos esfuerzos por no reírse, no puede aprovechar el momento en el que él toma aire para meter baza y detener el disparate.
Había dejado a Elizabeth tan a punto de la carcajada, que ésta no pudo utilizar la pequeña pausa que él le concedía y que habría servido para intentar evitar que siguiera adelante.
La vida de la futura Sra. de Collins tendría a modo de suegra postiza a Lady Catherine de Bourgh, de cuya presencia no se libra ni en la propuesta de matrimonio. Estos fueron sus consejos a su vicario favorito:
(Lady Catherine al Sr. Collins) Elija correctamente, a ser posible una dama educada que se pueda relacionar conmigo; por lo que respecta a Vd., ha de ser una persona activa y que sirva para algo, que no haya tenido una educación demasiado exquisita, pero que sea capaz de hacer que un sueldo pequeño dé mucho de sí.
Vamos, lo que se suele decir, sencilla a la par que elegante. Pero como todo no podía ser racional en la declaración, Collins intenta ser apasionado. Y digo intenta, porque no había manera de dar credibilidad a sus palabras:
(Sr. Collins) Y ahora tan sólo me queda asegurarle, con mi mejor lenguaje, sobre la intensidad de mis afectos por Vd.
Intensísimos…. Pero como ya hemos visto que Collins también tiene una cierta predisposición a tirar pullitas envenenadas, no puede morderse la lengua para sacarle el tema de su precariedad económica, y cómo él nunca la humillará por ese tema:
(Sr. Collins) Todo de lo que dispondrá será de mil libras al cuatro por ciento que no serán suyas hasta que su madre fallezca. Será un asunto sobre el que yo permaneceré siempre en silencio. Puede estar segura de que ningún reproche egoísta saldrá de mis labios una vez que estemos casados.
 Collins declaración 2005
De verdad que una no sabe si tomarse esto por el lado positivo o el negativo. Por un lado, se ve que tiene voluntad de hacer bien las cosas y no perjudicar a sus primas pero, por otro, ¡qué humillante que alguien te restriegue en qué penosa situación te vas a quedar cuando los varones de la casa te lo quiten todo…!
Menos mal que la dignidad de Lizzy estaba a prueba de bomba:
(Lizzy) Le ruego que acepte mi agradecimiento por los cumplidos que me está dirigiendo. Soy muy consciente del honor que me hace con su proposición, pero me resulta imposible hacer otra cosa que no sea desestimarlos.
¡¿Hein?!, dijo Collins. Pero Lizzy ahora es la que no le deja respirar:
(Lizzy) Vd. no podría hacerme feliz y tengo el convencimiento de que yo soy la última mujer en el mundo que se lo podría hacer a Vd.
¡Bien Lizzy! Un argumento a la altura de tu interlocutor. Pero Collins no se da por aludido…
(Lizzy) No es necesario que me halague. Debe permitirme que tenga mi propia opinión y hacerme el cumplido de creer lo que yo le diga. Espero que sea muy feliz y muy rico y, al rechazar su mano, estoy haciendo todo lo que puedo para prevenir que esto ocurra de otra manera.
Un dechado de bondad, Lizzy. Pero es cierto que es la única manera de estar a la altura de tanto pelotilleo recíproco. Bolita para ti, bolita para mí…. Collins no esperaba una contrincante tan entrenada…
(Lizzy) Si lo que he dicho hasta ahora le ha parecido una manera de animarle a proseguir, ya no sé cómo expresarle mi rechazo de manera que pueda Vd. convencerse de la veracidad de lo que le estoy diciendo.
De haber nacido unos años después, Collins sería la versión inglesa de Paco Martínez Soria en el papel de Don Erre que Erre.
Ahora intenta un pequeño golpe bajo y , para ello, nada mejor que una especie de chantaje:
(Sr. Collins) A pesar de sus numerosos atractivos, lo más seguro es que no vuelva a presentársele una proposición de matrimonio.
 Collins declaration LBD
Desde luego Collins es el mejor lavativo de estómago que he visto en mucho tiempo…
(Sr. Collins) Por lo tanto, tengo que llegar a la conclusión de que no puede Vd. estar hablando en serio al rechazarme, y lo atribuiré a su deseo de aumentar mi amor a través de la intriga, práctica ésta habitual de las mujeres elegantes.
La autoestima de Collins empieza a flaquear. Todavía no puede admitir que le estén rechazando, con las buenas intenciones que iba, y con el despliegue de verborrea que estaba poniendo en escena. Pero Lizzy ahora está genial. Aunque en algún otro capítulo me he referido a ella como un poco niñata, ahora está siendo una dama de los pies a la cabeza:
(Lizzy) No tengo intención de ejercer ese tipo de elegancia que consiste en atormentar a un hombre respetable. Preferiría que me hiciera el cumplido de creer que estoy siendo sincera.
 
(Lizzy) No me considere una mujer elegante que intenta hacerle sentir mal, sino una criatura racional que le está hablando con la verdad de su corazón.
 
Elizabeth decidió no responder ante tal perseverancia por seguir conscientemente en su autoengaño, y se retiró inmediatamente y en silencio.
Capítulo 20
Collins está subiéndose por las paredes. Y a él se une, al borde del patatús, la madre de Lizzy, que no tiene la mejor opinión de su hija:
(Sr. Collins a la Sra. Bennet) Si es tan cabezota y tan tonta, no sé hasta qué punto sería deseable que fuera la esposa de un hombre de mi situación…
 
(Sr. Collins a la Sra. Bennet) Si tiene esos defectos de temperamento, no veo cómo podría contribuir a mi felicidad.
La Sra. Bennet, viendo que Collins no iba a hacer una segunda intentona y que estaba herido en lo más profundo de su orgullo, fue a apelar a la intervención del padre de la criatura, e irrumpió en sus aposentos:
El Sr. Bennet levantó los ojos de su libro cuando ella entró y los dejó fijos en su rostro con una tranquila despreocupación que no se vio en absoluto alterada por lo que le dijo.
Ya sabemos que los nervios de la Sra. Bennet eran viejos conocidos del Sr. Bennet…
(Sr. Bennet) No tengo el placer de comprenderte.
Ni las ganas… Total, que el Sr. Bennet convoca a Lizzy y la pone ante una dificilísima disyuntiva:
(Sr.Bennet) Tienes ante ti una lamentable alternativa, Elizabeth. A partir de este día te convertirás en una extraña para uno de tus padres. Tu madre no volverá a verte nunca si no te casas con el Sr. Collins, y yo no volveré a verte si lo haces.
¡Biennn! Lizzy respira tranquila. Y ahora hay que despachar a la madre:
(Sr. Bennet) En primer lugar, me permitirás que haga uso de mi libertad para comprender lo que está ocurriendo en esta ocasión; y en segundo lugar, que la siga usando para disponer de mi habitación.
Por si Lizzy había tenido poco con los envites del Sr. Collins, ahora tenía detrás de su oreja a su madre, que no puede dejar pasar la oportunidad de ver a otra hija casada:
Elizabeth respondió a sus ataques unas veces completamente en serio, y otras, ingeniosamente. Sin embargo, aunque la manera en que lo hacía podía variar, su determinación no vaciló en ningún momento.
Como Collins tenía su autoestima blindada, prefirió no comprender las razones de su prima. Total, ¿para qué?
(Sr. Collins) Tenia demasiado buena opinión de sí mismo como para comprender cuáles eran los motivos por los que su prima le había rechazado.
(Lizzy sobre Collins) Sus sentimientos por ella eran más el producto de su imaginación.
Poco a poco, todos van asumiendo lo ocurrido. Y la Sra. Bennet explicita claramente uno de sus modus operandi. Es lo que, en otros ámbitos conocemos como vampiros emocionales:
(Sra. Bennet) Si no te quejas, nadie sentirá pena de ti.
Le dejaremos a Collins el honor de proporcionarnos la última frase de este capítulo:
(Sr. Collins) Resignarse a los males inevitables es el indigno deber de todos nosotros.
Amén.
Y ahora, ¡ A VOTAR!
200pp
Anuncios

»

  1. Chatsworth dice:

    Una parte de mi siempre a pensado que Lizzy sospechaba que era la segunda opción de Collins.

    • Probablemente, porque además era lo lógico. Aunque solamente fuera por una cuestión protocolaria, su hermana Jane iba antes que ella. Creo que, si hubiese sido la primera, Lizzy se habría sentido muy culpable ¿qué podría haber hecho ella para que un hombre “así” la eligiera como primera opción? Un auténtico trauma, vamos…. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s