Sobre la Princesa de Gales (a la que defendía Jane), Caroline, y Jorge IV. Lío en la Corte…


A colación de un comentario de la carta del 16 de Febrero de 1813, de Jane a su amiga Martha Lloyd:

“Supongo que todo el mundo está emitiendo sus juicios sobre la carta de la Princesa de Gales. ¡Pobre mujer! La

Caroline, Princesa de Gales

Caroline, Princesa de Gales

apoyaré todo el tiempo que me sea posible, porque es una mujer, y porque odio a su marido, aunque me resulta difícil perdonarla por haberse declarado “vinculada y afectuosa” a un hombre a quien debe de detestar. La intimidad que había entre ella y Lady Oxford es ahora muy mala. Tengo dudas al respecto. Pero si tengo que desistir de la Princesa, he decidido que al menos pensaré que ella hubiera sido respetable si el Príncipe hubiera tenido con ella desde el principio un comportamiento lo suficientemente bueno.”

Me dejó intrigada este pasaje: ¿qué pasaba con la Princesa de Gales?¿Quién era?¿de qué había que defenderla? De alguna manera, me vino a la mente los graciosos comentarios de Jane en la obra que escribió cuando era niña Historia de Inglaterra (ver AQUÍ)

Vamos a ponernos en contexto. En la época de Jane Austen el rey era Jorge III (de ahí lo de época georgiana). De éste rey muchos sabrán por el cine que sufrió de porfiria en el año 1788, lo que supuso una crisis en el gobierno, pues hubo partidarios de que la regencia la ostentara su hijo, Jorge, y otros apoyaban que ésta fuera a manos del Parlamento. Finalmente, cuando ya se había tomado una decisión (la del Parlamento), el rey Jorge III se puso bien y la revocó con carácter retroactivo.

Su hijo Jorge (1762) (que más adelante sería Jorge IV y es al que se refiere la carta de Jane) era un auténtico “figura”, y ahora os explico por qué:

Entre otras cosas, en el año 1795 no hacía más que acumular deudas, y éstas se elevaban a la cantidad de  £630,000 (equivalentes a unas £49,820,000). Me mareo… Deuda que, lógicamente, asumió el Parlamento, o sea, los contribuyentes. Con 18 años se emancipó, se le dio palacio y, con 21 años el Parlamento le otorgó la cantidad de £60,000 (equivalentes a £5,744,000 de hoy) y un sueldo anual de £50,000 (equivalente a £4,786,000 de ahora). Esta cantidad, visto está, no era suficiente para su estilo de vida caro y con amantes como champiñones.

Ante la vida disoluta que llevaba, su padre le obligó a casarse con una prima, Caroline of Brunswick (1768), con la esperanza deGeorge_IV_van_het_Verenigd_Koninkrijk que se enderezaría. Pero la candidata fue algo desastrosa a su manera. De malos modales, para muchos fea y probablemente maloliente, también era bastante “cantaclaro” y no le pasaba ni una a Jorge. Parece ser que el día que él la vio justo antes de casarse, pidió una copa de coñac para que se le pasara el disgusto. Para el soponcio de Jorge, su desparpajo hizo que se ganara el favor del pueblo a la vez que él le resultaba cada vez más antipático (de ahí el comentario de Jane). Jorge reconoció haberse acostado tan sólo tres veces con su mujer: dos la misma noche de bodas, y una al día siguiente. Carolina dijo que su marido había estado borracho, y que nada de nada. Pero el hecho es que, a los nueve meses nació la Princesa Charlotte que, de no haber fallecido joven, habría sucedido a su padre como reina.

Jorge, que tenía un auténtico rosario de amantes y de hijos ilegítimos, pretendió quitarse de en medio a Caroline, por lo que aprobó una ley demencial que no le sirvió para nada. Incluso pidió una investigación en al Parlamento porque la acusó de tener un hijo ilegítimo (él, que los tenía a docenas, más o menos). Se hizo la investigación, se la liberó del cargo de ser la madre de un hijo ilegítimo, pero se descubrió la vida disoluta que ella llevaba a su vez, pues se acostaba con quien le venía en gana, y la lista era bastante larga. Vamos, tal para cual.

Tal era la animadversión que se tenía el matrimonio entre sí que Jorge impidió a su mujer ir al acto de coronación, aunque ella fue reina consorte hasta su muerte. E incluso le quitó la custodia de la Princesa Charlotte.

La princesa Charlotte

La princesa Charlotte

En fin, y hay más, mucho más, pero os dejo los enlaces:

Sobre Jorge IV

http://es.wikipedia.org/wiki/Jorge_IV_del_Reino_Unido

Sobre la Princesa de Gales, Caroline:

http://es.wikipedia.org/wiki/Carolina_de_Brunswick-Wolfenbüttel

Sobre la pobre Princesa Carlota, que murió el mismo año que Jane Austen:

http://es.wikipedia.org/wiki/Carlota_Augusta_de_Hannover

Espero que os haya servido para haber entendido mejor la carta de ayer. ¡QUE ME PARTO!

Anuncios

»

  1. […] cierto, creo que le dedicaré probablemente mañana una entrada en exclusiva el asunto que menciona Jane Austen sobre… porque “tiene tela”… demasiada para ponerla en el post de […]

  2. Dely dice:

    Tanto que se habla de las joyas de la corona británica, estas historias bien podrían ser algunas de sus “perlitas”. ¡¡Dechado de virtudes ambos!!

    • ¡¡Lo que tenemos que aguantar, la plebe!! Y encima, el “prenda”, le pidió a Jane que le dedicara Emma…. y digo yo, ¿qué encontraría Jorge en los libros de Jane, si él era lo opuesto?¿Quizás lo que le gustaría ser?¿quizás la dama que le gustaría encontrar pero que era incapaz de distinguir? A ver cuando lleguemos al bicentenario de Emma si se aclaran las cosas, porque le doy vueltas y no me lo explico…

  3. Eva María dice:

    Gracias por tu post, había leído algo sobre Carlota y el principe Regente pero no tenía mucha idea. Es verdad Mila, si le pidió que le dedicara su próximo libro será porque le gustaba como escritora: ¡si no tenían nada en común! 😉 ¡Que fuerte!

    PD: Voy por el capítulo IV de Pride & Prejudice. Hay palabras “cultas” que no entiendo – y otras no tan cultas, me temo – pero la frase que entiendo enterita, ¡la disfruto muchísimo!

    • ¡Biennnnn! ya verás, con el tiempo, te harás “austenadicta” en inglés. ¡Es una auténtica gozada!

      Ya llegaremos al momento en el que el bibliotecario del Rey la invita… Yo creo que el bibliotecario, Jame Stanier-Clark era el que obligaba al rey a leer a Jane, a ver si se enteraba ya de una vez de lo que era ser un poco ordenado en los afectos… 😉

  4. millyta1 dice:

    Mila … que interesante tu posteo…. la verdad es que desconocia la historia y los entretelones de la vida del Rey y de su esposa….. dedicare tiempo a leer los otros post con respecto a ellos. Igual que a ti y a las demas amigas que han comentado, me parece muy extraño que el Rey con ” Sus antecedentes” haya pedido la dedicacion del libro….mmmmm…. la literatura de Jane era diametralmente opuesta a su estilo de vida…. habra disfrutado realmente de sus libros??? o seria solo una postura???….. habra que investigar….. Muchas gracias Mila…..por ir mostrando el contexto de las cartas de Jane, un abrazo, Millyta

    • Millyta, gracias a ti!! Bueno, ya sabes que una de las características de Jane es que no hablaba sobre su contexto histórico en sus obras: ni las guerras napoleónicas, ni la situación que se vivía en Inglaterra, con una gran crisis en todos los sentidos… Por eso me pareció interesante para poder comprender ahora a lo que hacía mención… y para poder comprender más adelante con qué reticencia se dirigía Jane al bibliotecario del rey, en un como…. “cuidadín, que este hombre tiene peligro y hay que marcar bien…”

      Si, lo del “postureo” ya sabes que es una característica muy común entre las personas que quieren dar una cara y, cuando levantas la alfombra,…. ¡la vuelves a poner en su sitio porque no hay quien lo aguante!

      Pues ya veremos, ya…

  5. Cinthia dice:

    Supongo que en su momento, veremos también una entrada sobre la hija del Regente y la princesa Carolina: la princesa Carlota. Si ella hubiera vivido, no habría habido era victoriana, sino era carlotiana (¿?). En cambio, por como sucedieron las cosas, los que tuvimos emperatriz Carlota fuimos los mexicanos.

    • Bueno, lo estuve pensando, pero como los temas de historia sé que no son los preferidos para leer, prefiero darlos lo más amenos posible y en pildoritas, que se digieren mejor. Sobre todo, con la idea, en este contexto, de entender a lo que se refería Jane en su carta…. Además, con los líos que se traían, habría que hacer varios diagramas…

      Por otro lado, me resulta muy desagradable leer como una gran parte de los regentes que ha tenido la población, en general, vivían (viven) al borde de la anormalidad moral o psíquica, a costa del gran esfuerzo del trabajo de sus súbditos. Pero ése es otro tema…

      Recuerdo cuando estuve traduciendo la Historia de Inglaterra de Jane…. hablar de cada uno de los monarcas era un lío tal, que al final decidí que quien quisiera saber más, se lo leyera directamente de la Wikipedia….

      (…..)

      Bueno, creo que es tan interesante, que voy a hacer ahora mismo una entrada…. que espero que comentes profusamente!!! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s