Jane recibió el miércoles 27 de enero, por la tarde, sus copias de Orgullo y Prejuicio. Recordad que no se publicaban en un solo tomo, sino que se hacía en “volúmenes”. En el momento de recibirlos, estaba únicamente con su madre, y había ido a cenar la Srta. Benn, a la que le dijeron que eran unos libros que acababan de recibir de Henry. Lógicamente, Jane y su

Primera Edición de O&P
Primera Edición de O&P

madre  no quisieron dejar de leer, esa primera tarde, unas líneas de la obra.

Al día siguiente, Jane escribe a Cassandra para contárselo. Hace pocas referencias y muy contenidas. Parece que no hay que ofender a Cassandra. Es más, recibe Cassandra más elogios de su hermana por unas adivinanzas que había enviado en unas cartas anteriores, donde admiraba no tanto el contenido, sino lo bien que estaban escritas. Es más, Jane tenía que preocuparse de que a Cassandra no la agobiaran cuando se enteraran de que OP era de Jane, y había que actuar con la máxima discreción.

Y Jane deja de mencionar a OP, y se centra en el siguiente libro que está escribiendo, Mansfield Park, para el que, precisamente, su hermana Cassandra le estaba buscando información y datos que le permitieran desarrollar la trama. De nuevo, agradecimientos para Cassandra… ¡cuando la fiesta debía de estar en torno a Jane! (para leer más sobre esta actitud de Cassandra, leer la entrada que se hizo al respecto, AQUÍ)

La Srta. Benn era la hermana del reverendo John Benn, de Farringdon, Hants. Estaba soltera y vivía en circunstancias bastante precarias en Chawton. Tenía 43 años y falleció tres años depués. Todo el vecindario se preocupaba de proporcionarle compañía, cenas, ajuar, etc.

Siguiendo con la carta, Henry “mete un poco la pata”. Le envía dos juegos de OP a Charles y a Edward, que son precisamente los que leían menos en la familia. Jane tenía interés en que llegara, especialmente, a James y a Frank. De ahí las alusiones que veréis en el texto.

A sus 37 años podemos ver a una Jane feliz, pero equilibrada, no la jovencita que hemos visto en las cartas de unos años antes. A mi parecer, está satisfecha, ha cumplido un sueño, en aquella época, tan difícil… ¡Bravo, Jane!

Carta de Jane a Cassandra  (Jane tenía 37 años)

Viernes 29 de Enero de 1813

De Chawton a Steventon

Espero que el pasado miércoles por la tarde recibieras mi pequeño paquete a través del J. Bond, mi querida Cassandra, y que estés preparada para tener noticias mías de nuevo el domingo, ya que siento que hoy tenía que escribirte.

Tu paquete llegó bien y todo será dispuesto como corresponde. Gracias por tu nota. Dado que en ese momento todavía no habías tenido noticias mías, has sido muy amable al escribirme, pero muy pronto dejaré de estar en deuda contigo.

Deseo decirte que ya he recibido a mi querido Niño desde Londres. El Miércoles recibí una copia,Escribiendo carta enviada por Falknor, con tres líneas de Henry en las que me decía que había enviado otra a Charles, y una tercera por diligencia a Godmersham;  precisamente a los dos sitios donde tenía menos interés en que llegaran. Le escribí en seguida para pedirle las otras dos copias, a menos que él se tomara la molestia de enviarlas inmediatamente a Steventon y a Portsmouth, pero no tenía ni idea de que iba a marcharse de la ciudad antes del día de hoy. Sin embargo, por lo que me cuentas, ya se había ido antes de que yo le escribiera la carta. El único inconveniente es el retraso, pero no se puede hacer nada más hasta que vuelva. Díselo a James y a Mary, con todo mi afecto.

Por lo que a ti respecta, me satisface incluso que haya ocurrido así, pues podría incomodarte estar en el vecindario cuando todos se enteren del asunto.

Hoy ha aparecido el anuncio en nuestro periódico por primera vez; 18 chelines. Pediré 1,1 libras para mis dos siguientes, y 1,8 libras para la más estúpida de todas mis obras.

Escribiré a Frank, para que no se sienta desairado.

La Srta. Benn cenó con nosotras el mismo día que llegaron los libros. Por la tarde nos pusimos con ellos, y le leímos la mitad del primer volumen, anticipándole que, como Henry nos había dicho que la publicación de esa obra era inminente, nosotras le habíamos expresado nuestro deseo de que nos la enviara en cuanto saliera. Creo que no despertó en ella ninguna sospecha. Se divirtió, ¡pobrecilla! no le quedó otra alternativa, ya sabes, con dos personas como nosotras tomando la iniciativa. Pero parece que realmente admira a Elizabeth. Tengo que confesar que a mí me parece la criatura más deliciosa que haya aparecido nunca en letra impresa, y no sé cómo podré tolerar a aquellos que no le gusten al menos tanto como a mi.

Hay algunos errores típicos. Un “dijo él” o “dijo ella” podría, en ocasiones, haber hecho que el diálogo quedara aclarado con más rapidez, pero “no escribo  para diablillos tan aburridos”.

“No resultan demasiado ingenuos”. El segundo volumen es más corto de lo que me habría gustado, pero la diferencia esMP 99 beso más aparente que real, pues en esa parte la proporción de recurso narrativo es mayor. Sin embargo, he podado y trasquilado con tanto éxito que me da la impresión de que, en conjunto, es más corto que S&S.

Ahora intentaré escribir sobre un tema distinto. Será un cambio radical: la Ordenación Sacerdotal. Me alegro de que tus pesquisas hayan dado tan buen resultado. Me alegraría también si pudieras enterarte de si Northamptonshire es una región de setos y arbustos.

Tus adivinanzas nos producen una gran admiración, pero todavía no hemos sido capaces de resolver nada más que la primera. Las otras nos parecen muy difíciles. Sin embargo, la versificación es tan bella que ser capaces de adivinarlas es un placer secundario.

Puedo certificarte que hoy hace realmente frío, y lamento tener que imaginar el frío que vas a pasar cuando vayas de visita a Manydown. Espero que te pongas tu crespón chino. ¡Pobre infeliz! Puedo verte tiritando, con tus pies tan delicados.

¡Menudo personaje vil ha resultado ser el Sr. Digweed, “más allá de todo y de todos”! En vez de ir a Steventon el próximo martes van a tener una reunión para cenar en su casa…

Lamento tener que decir que no pude comerme ni un solo pastel de carne en casa de los Papillon. Ese día tenía dolor de cabeza y no pude probar nada dulce excepto la gelatina, que tengo que reconocer que estaba exquisita. No hubo peras asadas, pero la Srta. Benn tomó unas almendras y pasas. A propósito, deseaba que te enviáramos recuerdos de su parte la última vez que te escribí, pero se me olvidó.

Betsy también te envía saludos y espera que te encuentres bien. También saluda afectuosamente a la Srta. Caroline ynaranjas espera que se le haya pasado el resfriado. Pensar que sus naranjas habían llegado en un momento tan oportuno, le proporcionó tal satisfacción que me atrevería a decir que incluso se alegró de tener noticias del resfriado… (final de la pag. 2, falta la segunda).

Desde que te escribí esta carta nos ha visitado la Sra. Digweed, su hermana y la Srta. Benn. Le dí a la Sra. D. un paquete pequeño que abrió aquí y parece ser que le gustó bastante. Me pidió que se lo agradeciera sinceramente a la Srta. Lloyd. Martha está en disposición de adivinar cuán sorprendida y agradecida se sintió.

Firma JA

Nota: la traducción la ha realizado la autora del blog, no con objeto literario, 

 

sino por el contenido del estado físico y/o anímico de Jane Austen, por lo que es susceptible de mejoras en el estilo, l

a interpretación o la traducción de algunos términos.

Fuente: Le Faye, D. (1995), Jane Austen’s Letters, Ed. Oxford University Press
Anuncios