Carta de Jane a Cassandra. 27 y 28 de Diciembre de 1808. Jane ha cumplido 33 años pero está de un ánimo excelente ante las perspectiva de la mudanza a Chawton…


 El 16 de Diciembre Jane había cumplido 33 años, pero no se hace mención alguna en esta carta. También habían pasado las fiestas de Navidad, tanto en Southampton como en Godmersham, pero tampoco se hace mención a ello (quizás en alguna carta que falte de esos días). James y Mary estuvieron con ellos hasta el día 24, que volvieron a Manydown, pues probablemente él tendría que oficiar los servicios de Nochebuena y Navidad.

El ánimo parece irse recuperando en la familia Austen tras la muerte de la mujer de Edward, aunque el día 27 de Diciembre había sido su aniversario de boda en 1791. Son esas fechas que hay que ir pasando una primera vez después de un acontecimiento triste… James ha conseguido mejores ingresos, va a tener más caballos, y Jane y su madre se están preparando para su mudanza a Chawton. Ya tienen pensado adquirir su famoso piano forte con el que Jane amenizaría las veladas familiares….

Carta de Jane a Cassandra  (Jane tenía 33 años)

Martes 27-Miércoles 28 de Diciembre de 1808

De Southampton a Godmersham

Mi querida Cassandra:

Ahora puedo escribirte a gusto y darte el máximo detalle de mis asuntos que, afortunadamente, no han sido muchos esta semana.

El sábado nuestra casa fue desalojada hacia las 11.30h., y tuvimos la satisfacción de saber ayer que el grupo (James y su mujer) llegó bien a casa, poco después de las cinco.

Me alegró mucho tu carta de esta manaña pues entre que mi madre está tomando su medicación, Eliza (la criada) está en la cama con un resfriado y Choles que no ha venido, estábamos muy aburridas y pendientes del correo.

Me cuentas muchas cosas que me agradan, pero no se me ocurre tanto para responderte. Desearía poder ayudarte con tus labores de costura: tengo dos manos y un dedal nuevo que están viviendo muy cómodamente.

El matrimonio de Lady Sondes (ver otra referencia aquí)me sorprende, pero no me ofende. Si el primero hubiese sido por

Lady Sondes

afecto, o si tuviera una hija crecida y soltera, no la habría perdonado. Pero creo que todo el mundo tiene derecho a casarse al menos una vez en la vida por Amor, si puede. Teniendo en cuenta que ahora dejará atrás sus terribles dolores de cabeza y su patetismo, puedo concederle y desearle que sea feliz.

No te creas que tu escena frente a frente con el Sr. Brook Bridges (viudo) vaya a producir algún cambio en nuestras expectativas por aquí: en realidad, no podría estar leyendo, aunque tuviera el periódico entre las manos; estaría pensando en cómo llevar a cabo la obra. Creo que pronto recibirás una carta suya.

Ayer tuve noticias de Portsmouth y, como voy a enviarles más ropa, no tienen previsto venir pronto a vernos. La cara de Mary está bastante bien, pero ha debido de sufrir bastante, pues se le formó un absceso que reventó.

mantequilla negra

Nuestra reunión del jueves por la tarde tuvo de destacable que vino la Srta. Murden, aunque había declinado completamente la invitación esa mañana. Estuvo sentada con nosotras muy silenciosa y con muy poca gracia desde las siete hasta las once y media. Esa fue la hora en que, gracias a los presidentes, pudimos deshacernos de ellos. La última hora fue bastante aburrida y la pasamos bostezando y tiritando en un amplio círculo alrededor de la chimenea. Pero la bandeja tuvo un éxito admirable. El pato y la conserva de gengibre estaban tan deliciosos como era de desear. Por lo que respecta a nuestra mantequilla negra (ver receta aquí), no tientes a nadie en Southampton con tal señuelo, pues ha desaparecido toda. Abrimos el primer tarro cuando Frank y Mary estuvieron aquí, y no parecía estar en las condiciones que debería: ni sólido ni completamente dulce. Al verlo Eliza (la criada), recordó que la Srta. Austen había dicho que el tiempo de cocción no había sido suficiente. Sabes que se hizo cuando nosotras no estábamos aquí. Ante tales eventos con el primer tarro, no quise guardar el segundo, así que nos lo comimos en privado y sin muchas pretensiones y, aunque no estaba como debería, una parte nos supo muy buena.

James tiene intención de mantener tres caballos con su aumento de ingresos, pues ahora tiene uno solamente. Mary quiere que los otros dos estén en condiciones de llevar a mujeres. Al comprar uno, probablemente le pidan a Edward que

popartuk.com

cumpla con la promesa que le hizo a su ahijado (James Edward,  hijo de James). Ahora ya tenemos la seguridad de que los ingresos de James ascienden a mil cien libras, con servicio parroquial pagado, y nos alegra bastante, tanto la confirmación como la cuantía de los ingresos. Mary no habla del jardín, ya que puede tratarse de un tema que no sea de su agrado, pero su marido está convencido de que no hace falta esperar más para empezar a hacer el nuevo en condiciones, excepto las zanjas; lo que correrá a cargo de sus criados y de John Bond, por partes. Y no al coste al que ascendía hacer las zanjas de la otra manera.

Me alegro de saber, especialmente por Anna, que ya está moviéndose el asunto del baile de Manydown. Se llama el Baile de los Niños. Aunque empezó siendo organizado por la Sra. Heathcote para William, probablemente acabe siendo algo más notorio. Durante su estancia en Manydown, Edward fue invitado a asistir. Va a tener lugar entre ahora y el seis de Enero. La Sra. Hubbert le ha llevado a Anna un par de zapatos blancos para la ocasión.

Me olvidé de decirte en mi última carta que hemos sabido por Kintbury y los Palmer que, a primeros de Noviembre, todos estaban bien en Bermudas (Charles y su mujer Fanny, que estaban esperando su primer hijo).

Miércoles.-

Ayer debió de ser un día triste en Godmersham (era el aniversario de boda de Edward y Eliza en 1791). Me alegro de que ya haya pasado.

El viernes por la tarde lo pasamos con nuestros amigos en la casa de huéspedes, y nuestra curiosidad se vio gratificada por la visión de sus compañeros de alojamiento: la Sra. Drew y la Srta. Hook, el Sr. Wynne y el Sr. Fitzhugh. Éste último es hermano de la Sra. Lance, y es muy caballeroso. Ha vivido en esa casa más de veinte años y el pobre hombre

Madame de Stael como Corinne, pintados por Elisabeth Vigée-Lebrun en 1808 (Musée d’art et d’histoire, Ginebra).

está tan completamente sordo que dicen que no puede oir ni un cañón que se disparara cerca de él. Como no tenía ningún cañón a mano para hacer la prueba, lo dí por hecho y le hablé un poco con las manos, lo que resultó bastante divertido. Le recomendé que leyera Corinna (de Mme. De Stael, ver aquí). La Srta. Hook es una mujer educada y de buen comportamiento. La Sra. Drew también se comporta bien pero no es en absoluto delicada. El Sr. Wynne parece un hombre conversador y bastante sencillo. La Srta.Murden esa tarde era una criatura completamente diferente a lo que había sido anterioremente debido a que, con la ayuda de Martha, esa mañana había encontrado un lugar con muchas posibilidades de resultar confortable. Cuando se marche de Steventon, vendrá a alojarse con la Sra. Hookey, la farmacéutica, pues no hay un Sr. Hookey. No puedo decir que tenga prisa por llegar a alguna conclusión sobre su visita actual, pero me alegré sinceramente de verla tranquila, tanto de ánimo como de mente; quizás a su edad una pueda también llegar a encontrarse sin amigos y, en circunstancias similares a la suya, igual de criticona.

Mi madre ha estado últimamente añadiendo posesiones a la vajilla; una cuchara, una cucharilla de postre y seis cucharillas de té, que han convertido la mesa del aparador en algo

cucharita para el té

magnífico. Han sido principalmente el producto de alguna plata vieja que tenía, y que no utilizaba. He cambiado los 11s en la lista y he puesto 12s. Así, la tarjeta tiene un aspecto inmejorable. También se ha añadido una cucharita para el té, que al menos cumplirá con el objetivo de que, de vez en cuando, nos acordemos de John Warren.

Le he explicado el caso de Lady Sondes a Martha, y tampoco le pone objeción alguna. De hecho, le gusta especialmente el nombre de Montresor. No estoy de acuerdo con ella en esto, pero me gusta mucho su rango, y siempre tiendo a asociar las ideas sobre un gran sentido común y modales muy elegantes con la figura de un General.

Tengo que escribir a Charles la semana que viene. Ya puedes adivinar en qué términos tan extravagantes de elogio habla de él el Conde de Harwood. Todo el mundo tiene un concepto extraordinario de él en toda América.

piano forté de Jane Austen en Chawton

Si, sí, tendremos un piano forte, tan bueno como lo permitan unas treinta guineas. Y tocaré canciones populares, para que sirvan de diversión a nuestros sobrinos y sobrinas cuando tengamos el placer de su compañía.

Martha le envía su afecto a Henry y le dice que pronto tendrá la factura de la Srta. Chaplin, de unas catorce libras, que habrá de serle abonadas a su cuenta. Pero no se le enviará la factura hasta que esté de regreso a la ciudad. Espero que llegue hasta ti con buena salud y con tan buen ánimo como se lo permita su primera visita de nuevo a Godmersham (tras la muerte de Eliza). Con sus sobrinos se verá forzado a estar alegre, hasta que realmente se sienta así. Cuéntame algo sobre Eliza (la mujer de Henry)pues hace mucho que no sé nada de ella.

Por aquí hemos tenido nieve que ha llegado a cuajar en el suelo durante casi una semana. Ahora se está derritiendo, pues Southampton no puede permitirse presumir por mucho más tiempo.

Todos le enviamos nuestro amor a Edward Jr. y a sus hermanos. Espero que el juego de “Especulación” les guste a todos.

Me despido. Tuya afectuosamente.

P.D. Mi madre no ha salido a la calle esta semana, pero se encuentra bastante bien. Hemos recibido a través de Bookham noticias más bien indiferentes de tu madrina (la Sra. Elizabeth Leigh).

Nota: la traducción la ha realizado la autora del blog, no con objeto literario, sino por el contenido del estado físico y/o anímico de Jane Austen, por lo que es susceptible de mejoras en el estilo, la interpretación o la traducción de algunos términos.

Fuente: Le Faye, D. (1995), Jane Austen’s Letters, Ed. Oxford University Press
Anuncios

Un comentario »

  1. […] 2.- https://hablandodejaneausten.com/2012/06/03/carta-de-jane-a-cassandra-27-y-28-de-diciembre-de-1808-ja… […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s