Carta de Jane a Cassandra. 20 a 22 de Febrero de 1807. Frío en Southampton y en el ánimo de Jane


Cassandra se vuelve a retrasar en su llegada a Southampton. Podríamos decir que Jane se está “tragando” toda la mudanza, los arreglos y la organización de la casa en Southampton. Mientras tanto, Cassandra sigue a cargo en Godmersham de los hijos de su hermano Edward.

El clima es frío, ha nevado, y Jane no parece que esté mucho más cálida que la temperatura que la rodea. Tan sólo la llegada de Martha, en apenas dos días, parece levantarle el ánimo. Martha, que ha estado a punto de abandonar su soltería, pero finalmente no fue así. Todavía tiene que conocer a la mujer del que más tarde llegaría a ser su propio marido: Frank (ver aquí y aquí). Las vueltas que da la vida….

Carta de Jane a Cassandra  (Jane tenía 31 años)

Viernes 20-Domingo 22 de Febrero de 1807

De Southampton a Godmersham.

Mi querida Cassandra:

Por fin hemos tenido algunas noticias del testamento del Sr. Austen. En Tunbridge se cree que, tras la muerte de su viuda, le ha dejado todo al tercer hijo del Sr. M Austen, John. Y dado que el tal John fue el único miembro de la familia que asistió al funeral, parece probable que sea cierto. ¡Una fortuna conseguida de mala manera no podrá nunca prosperar!

Esta semana realmente tengo poco que decir, y tampoco me apetece extender esa menudencia de manera que parezca demasiado. Me inclino por frases cortas.

Mary te estará agradecida si tomas notas de la frecuencia con la que Elizabeth cuida de su bebé en el transcurso de 24 horas, cuántas veces lo alimenta y con qué. No tienes que tomarte la molestia de escribir el resultado de tus observaciones pues tu regreso será lo suficientemente pronto como para que puedas comunicárselos tú misma.

Se te recomienda que traigas algunas semillas de flores desde Godmersham, en concreto, de reseda.

Mi madre ha tenido esta mañana noticias del Paragon. Mi tía habla bastante de los violentos resfriados que hay ahora en Bath, y de los que mi tío ha estado sufriendo desde que volvierson. Ella misma tiene un catarro mucho peor que cualquiera de los que haya tenido antes, teniendo en cuenta que los de ella siempre han sido malos. Sin embargo, escribe de buen humor y con buen ánimo. La negociación entre ellos y Adlestrop ya se han cerrado así que, ¿quién podría tener el poder de molestarla económicamente?

Nos cuenta que Elliston acaba de tener acceso a una fortuna considerable por la muerte de un tío. Para mí no sería suficiente retirarle del escenario; ella tendría que abandonar sus negocios y vivir con él en Londres. No pudimos realizar nuestra visita el lunes, pues el tiempo cambió demasiado rápido. Desde entonces, hemos tenido un poco de casi todos los tipos de temperatura: dos de las heladas más intensas desde que empezó el invierno, precedidos por lluvia, granizo y nieve. Ahora estamos sonriendo de nuevo.

Sábado.-

He recibido tu carta, pero supongo que no esperas que me agrade su contenido. Tengo que confesar que estoy bastante disgustada por la reiterada demora de tu regreso, pues aunque ya había renunciado a cualquier idea de que estuvieses con nosotros antes de que nos mudáramos, estaba segura de que el mes de Marzo no pasaría sin traerte de vuelta. Antes de que llegue Abril, seguro que ocurrirá alguna otra cosa que te retendrá de nuevo. Pero si tú eres feliz, todo esto no es más que egoísmo, del que ya hay aquí suficiente para tan sólo una cuartilla. Por favor, dile a Lizzy que si me hubiera imaginado que sus dientes fueran a caerse, le habría dicho antes lo que le voy a decir ahora: que se trató de una pérdida realmente desafortunada, que me temo que le habrá ocasionado bastante dolor, y que me atrevo a decir que su boca tiene un aspecto muy gracioso.

Le estoy agradecida a Fanny por la lista de los hijos de la Sra. Coleman, de cuyos nombres, sin embargo, no me había olvidado en absoluto. Estoy segura de que la nueva se llamará Caroline.

He conseguido la receta del Sr. Bowen para ti, llegó en la carta de mi tía.

Has debido de tener más nieve en Godmersham que la que hemos tenido aquí. El miércoles por la mañana una capa fina cubría los campos y los tejados de las casas, pero no quedó nada de ello al día siguiente. La gente habitual de Southampton dice que la nieve no aguanta más de 24 horas y, por lo que hemos podido observar nosotras mismas, es muy cierto.

Que Frank vaya a Kent dependerá de que no esté ocupado. Pero, dado que el primer Lord, tras prometer a Lord Moira que el Capitán A. tendría la primera fragata buena que quedara vacante, ya ha asignado dos o tres bastante dignas, no tiene razones especiales para esperar que eso ocurra ahora. Sin embargo, él apenas ha hablado de su viaje a Kent. Mi información viene principalmente de él, y ella cree que es más probable que pueda ir si él está embarcado, que si no lo está. Frank tiene un catarro bastante malo para un Austen, que no le impide hacer flecos muy bonitos en las cortinas del salón.

La Sra. Day ya tiene su alfombra, y espero que el lunes sea su último día de trabajo aquí. Dentro de quince días será llamada de nuevo desde las sombras de su cama de cuadros rojos para que acuda al callejón cerca del final de High Street y limpie la casa nueva y airee los dormitorios.

Hemos oído que mucha gente siente envidia de nuestra nueva casa, y que el jardín es el mejor de la ciudad. Habrá paños verdes suficientes para la habitación de Martha y la nuestra, no para cubrirlos sino para colocarlos en la parte en la que más se necesitan, bajo el tocador. Mary va a tener una pieza de alfombra con el mismo propósito. Mi madre dice que ella no quiere ninguno y de hecho es mejor que en su habitación no haya, y su aspecto lucirá más en la habitación de Martha y en la nuestra.

harlequinhistoricalauthors.blogspot.com

Te recomiendo las “Cartas de la Sra. Grant”, como regalo a esta última. No sé de qué trata ni de cuántos volúmenes consta, pues nunca había oído hablar del libro nada más que a la Srta. Irvine, que lo menciona como un trabajo nuevo y bastante admirado, y que le ha gustado bastante. He preguntado por el libro por aquí, pero parece bastante desconocido.

Creo que he puesto cinco medidas de lino en mi volante. Ya sé que lo consideré más deseado de lo que yo esperaba, y que me habría molestado si no hubiera comprado más de lo que pensaba que era necesario, con la excusa de las medidas correctas, sobre las que tenemos una opinión tan diferente.

Una compra que será muy necesaria para ti es un vestido ligero para las mañanas, y espero que sea muy bonito. Compraré estas cosas siempre que sienta la tentación, pero por el momento no he visto nada por el estilo.

Estamos leyendo el otro libro de Barretti, y nos parece terriblemente grosero con el pobre Sr. Sharpe. No puedo seguir defendiéndole frente a ti, tal y como hice hace nueve años.

Domingo.-

El correo de hoy me ha traído la confirmación de Martha de que llegará el martes por la tarde, y que no habrá nada que lo impida excepto si William le dice que no hay remedio en ese día. Su carta se entregó al correo en Basingstoke a su vuelta de Eversley, donde dice que han pasado unos días muy agradables. No cree que corra ningún peligro de ser tentada para que vuelva de nuevo, y como firma con su nombre de soltera, podemos suponer que todavía no se ha casado. Han debido de pasar frío en su visita, pero como le pareció agradable, supongo que fue porque no había escasez de mantas, y podemos confiar en que su hermana se encargue de que todo el mundo sepa cuánto quiere a todos. No me da más detalles de ninguna otra cosa, pues solamente tuvo tiempo para escribirme lo estrictamente necesario.

Te deseo que tengas un grupo agradable mañana, y tan sólo que te agrade el cuello de la Sra. Hatton. Lady B. ha debido de ser una mujer muy desvergonzada si ha nombrado a H.Hales dentro del alcance de su marido. Es algo realmente impertinente en una mujer el pretender emplear a alguien, como si se tratara tan sólo de pedir y obtener. Un viudo con tres niños no tiene derecho a mirar por encima de la institutriz de su hija.

Me veo forzada a ser grosera por falta de tema de conversación, y no tengo realmente nada más que decir. Cuando Martha venga me proveerá de información. Y entonces te podré contar si le gusta la casa y lo que piensa de Mary.

Hoy debes de tener un día muy frío en Godmersham, pues hace mucho frío aquí. Espero que Marzo sea muy duro, Abril muy húmedo y Mayo crudo. Y con esta profecía debo de concluir.

Mi amor para todos. Tuya afectuosamente.

Nota: la traducción la ha realizado la autora del blog, no con objeto literario, sino por el contenido del estado físico y/o anímico de Jane Austen, por lo que es susceptible de mejoras en el estilo, la interpretación o la traducción de algunos términos.

Fuente: Le Faye, D. (1995), Jane Austen’s Letters, Ed. Oxford University Press
Para saber más sobre los “vestidos ligeros para las mañanas” (light morning dress), visitar:

Vestidos Ligeros de Mañana

Anuncios

Un comentario »

  1. […] Ha pasado un año y medio desde su anterior carta, en febrero de 1807 (ver aquí). En Septiembre de ese año, la familia Austen pasó unas vacaciones en Godmersham invitados por su […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s