Carta de Jane a Cassandra. 11 de Febrero de 1801. Última carta de Jane antes de marcharse a Bath…


Ésta es la última carta que queda de Jane desde Steventon (bueno, desde Manydown) a su hermana Cassandra, que está con Edward. Cassandra está agotada de cuidar niños, etc., y Jane se está encargando de la mudanza.

Carta de Jane a Cassandra  (Jane tenía 25 años)

Miércoles 11 de Febrero de 1801

De Manydown a Godmersham

Mi querida Cassandra:

Como no tengo ningún Sr. Smithson del que escribir, yo misma puedo fechar mis cartas. Me han traído esta mañana la que escribiste a mi madre, con la petición de que me encargara de darte acuse de recibo. Sin embargo, no habría considerado necesario escribir tan pronto, excepto por la llegada de una carta de Charles para mi. Fue escrita el sábado pasado desde el Star, y entregada a Popham Lane por el Capitán Boyle de camino a Midgham. Vino desde Lisboa en el Endymion, y te copiaré sus conjeturas sobre Frank. “No ha visto a mi hermano últimamente, ni tampoco cree que haya llegado, pues se encontró con el Capitán Inglish en Rodas subiendo para hacerse cargo del Petterel a la vez que él bajaba. Piensa que llegará en menos de dos semanas a partir de este momento, en algún barco que probablemente llegue a Inglaterra sobre esas fechas, con despachos de Sir Ralph Abercrombie”.  El evento mostrará el tipo de prestidigitador que es el Capitán Boyle. El Endymion no ha obtenido más premios. Charles pasó tres días muy agradables en Lisboa. Estaban bastante satisfechos con su pasajero real (ndet: el Duque de Sussex, sexto hijo del rey Jorge III), al que encontraron grueso, alegre y afable, y que habla de Lady Augusta como su mujer y parece estar muy unido a ella. Cuando esta carta fue escrita, el Endymion estaba en calma, pero Charles esperaba llegar a Portsmouth el lunes o el martes; y como está pidiendo la dirección de Henry en particular, supongo que no tardarás mucho en tener noticias de él. Recibió, antes de abandonar Inglaterra, mi carta en la que le comunicábamos nuestros planes. Por supuesto, se quedó bastante sorprendido, pero ya lo ha aceptado bastante bien, y tiene intención de venir a Steventon una vez más mientras que Steventon sea todavía nuestro. Creo que estos son todos los particulares de su carta dignos de viajar a las regiones del ingenio, la elegancia, el estilo, los elefantes y los canguros (ndet: refiriéndose a las visitas de Cassandra por Londres).

Mi visita a la Srta Lyford empieza mañana y finaliza el sábado. Entonces tendré la oportunidad de volver hasta aquí sin ningún gasto pues el carruaje debe de llevar a Catherine hasta Basingstoke. Se está pensando si volvéis juntas a Hampshire, y si el tiempo lo permite, sería algo deseable. Está diciendo que quizás se quede tan solo durante un par de semanas, y como eso haría que tu estancia en Berkeley Street se prolongara durante tres semanas, supongo que no desearás que se extienda mucho más. Sin embargo, no permitas que esto te retrase en caso de que tuvieras planificado tu regreso con anterioridad. Supongo que cuando quieras venir, Henry pondrá a tu disposición su carruaje durante una o dos etapas y luego podría salir John a tu encuentro, que imaginamos considerarás suficiente protección para el resto del viaje. Podría ir en la barra, o de vez en cuando podría acomodarse en el asiento dominical. James se ha ofrecido para salir a tu encuentro en cualquier punto, pero como esto le supondría tan solo molestias sin ninguna contraprestación que le venga bien, pues no tiene intención de ir a Londres de momento por sus medios, suponemos que aceptarás mejor las atenciones de John.

Pasamos el tiempo por aquí tan tranquilamente como de costumbre. Lo habitual es que tengamos alguna visita larga por las mañanas, y una de éstas ocurrió ayer. 

Fuimos a Baugherst. El lugar no es tan bonito como esperaba, pero quizás la estación juegue en contra de las bellezas del lugar. La casa parecía tener todas las comodidades para los niños pequeños, es decir, suciedad y basura. El Sr. Dyson tenía aspecto asilvestrado, como de costumbre, y la Sra. Dyson parecía estar gorda, como de costumbre. El Sr. Bramston nos visitó el día anterior. Y esto es todo. Espero que estés lo suficientemente satisfecha por tener mi vestido de color en muselina de tono blanco. Todo el mundo te envía su afecto, y yo quedo sinceramente tuya.

Nota: la traducción la ha realizado la autora del blog, no con objeto literario, sino por el contenido del estado físico y/o anímico de Jane Austen, por lo que es susceptible de mejoras en el estilo, la interpretación o la traducción de algunos términos.

Fuente: Le Faye, D. (1995), Jane Austen’s Letters, Ed. Oxford University Press
Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s