Después de la resaca de fin de año que hemos tenido por partida doble:

– por un lado, el 30 de Noviembre (perdón de Octubre. ¡Gracias, Cinthia!) con el bicentenario de la publicación de Sentido y Sensibilidad, y además, la PRIMERA publicación de un libro de Jane Austen. Eventos, conferencias, actos universitarios, recitales,… en fin, casi un sinvivir para teneros al día de todo lo que se estaba haciendo;

– por otro, el cumpleaños de Jane el 16 de Diciembre, que este año ha estado muy animado y con la comunidad austenita con la lengua fuera de web en web para escribir, enviar fotos, apuntarse a algún sorteo (p.e. el de este sitio con los calendarios… yo me lo pasé muy bien y espero que también vosotras);

El caso es que estamos teniendo un mes de Enero de lo más tranquilo. Pero ya se sabe que esta calma “chicha” es presagio de movimientos dentro de poquitos meses…

Ya están empezando a oirse murmullos y susurros sobre la celebración del bicentenario de la publicación de Orgullo y Prejuicio el 28 de Enero de 2013. Seguramente la segunda mitad de año va a ser de infarto austenita, especialmente en el mundo sajón. Aquí, ya veremos cómo nos vamos apañando y si le echamos ánimos, creatividad y ganas de organizar alguno de los “saraos” a los que nos tienen acostumbradas al otro lado de muchos charcos como el canal de la Mancha, el Atlántico o el Pacífico y el Índico.

Supongo que Colin Firth ya debe de tener los paracetamoles a mano, y Chawton, la casa museo de Jane Austen, y el Jane Austen Centre de Bath deben de estar fabricando souvenirs como reliquias milagrosas. Y se presagia lluvia de secuelas cual plaga bíblica.

Personalmente, estoy encantada y procuraré estar al tanto de todas las actividades para poder informaros y quizás, las que tengáis el privilegio de poder acercaros a algunos de los eventos, os apiadéis y nos escribáis algo de vuestras experiencias.

Así que, nos tocan de nuevo unas navidades moviditas. Esta vez, en vez de Noviembre y Diciembre, será Diciembre y Enero. Pero, ¡qué queréis que os diga! me parece CASI, la MEJOR MANERA de pasar el invierno del año que viene. Y si podemos bailar, pues entonces, óptimo.

Anuncios