Carta de Jane a Cassandra, 8 y 9 de Noviembre de 1.800. Vecinos patosos, vecinos amables y vecinos interesantes.


Nueva carta de Jane a Cassandra con muchos asuntos domésticos, de vecindario y meteorológicos. Un vecino con un accidente de bala, una tormenta que se llevó por delante media arboleda en Steventon y una vida social vecinal no por ello menos activa. Vemos a Jane Austen leyendo a Madame de Genlis, en francés, probablemente por la influencia de su prima Eliza, pues era una mujer que apoyó la revolución francesa, tuvo que huir a Suiza y, al igual que Eliza, su marido fue guillotinado (para leer más, hacer click aquí). Se menciona a Harris, que probablemente fue quien le pidió años después en matrimonio, pero que todavía debía de ser apenas un “pimpollín”.

Carta de Jane a Cassandra  (Jane tenía 24 años)

Sábado 8 y Domingo 9 de Noviembre de 1800

De Steventon a Godmersham

Mi querida Cassandra:

Al haber terminado ya de leer el primer volumen de Les Veillees du Chateau (Mme. De Genlis), creo que es un buen momento para empezar a escribirte una carta mientras mi mente esté repleta de ideas que creo valioso transmitirte. Te agradezco que me hayas respondido tan rápidamente a las dos últimas mías, y especialmente por la anécdota de Charlotte Graham y su prima Harriot Bailey, que ha divertido mucho tanto a mi madre como mi misma. Si llegaras a saber algún detalle más de ese asunto tan divertido espero que nos lo menciones. Tengo dos mensajes para ti. Permíteme que me despoje de ellos para que así los papeles puedan ser enteramente míos. Mary tenía toda la intención de escribirte en el franqueo del Sr. Chute, y tan sólo ocurrió que se le olvidó por completo, aunque te escribirá pronto; y mi padre desea que Edward le envíe un memorandum en tu próxima carta, con el precio de los lúpulos.

Ya han llegado las mesas, y la satisfacción ha sido general. Yo no esperaba que se acomodaran tan perfectamente a los gustos de los tres que estamos aquí, ni que estuviéramos tan de acuerdo sobre su disposición. Nada, excepto la propia superficie de las mismas, podía haber sido más suave. Si se juntan los dos extremos se forma una mesa permanente que utilizamos para todo, y la pieza central queda muy bien bajo el cristal. Está todo mucho más cómodo sin parecer extraño. Ambas están cubiertas con paño verde, y te envían sus mejores afectos. El Pembroke tiene un nuevo destino al lado de la mesilla, y  mi madre disfruta guardando su dinero y papeles bajo llave. La mesita que solía estar allí, ha sido llevada de la manera más conveniente al mejor dormitorio y ahora solamente nos falta un chiffonnier, que ni está terminado ni nos ha llegado.

Y esto es todo en cuanto a este asunto. Ahora pasaré a otro de una naturaleza completamente diferente, y apta para otro tipo de cuestiones. El Conde Harwood ha sido de nuevo fuente de malestar para su familia, y de comentarios en el vecindario. En los presentes acontecimientos, sin embargo, sólo ha tenido mala fortuna y está libre de culpa. Hace unos diez días, al montar una pistola en la sala de armas en Marcou, accidentalmente se disparó en un muslo. Dos jóvenes cirujanos escoceses de la isla fueron lo suficientemente amables y le propusieron cortarle inmediatamente el muslo, pero él no lo consintió y, de acuerdo con su estado malherido, se le puso a bordo de un barco guardacostas y fue llevado al hospital de Haslar en Gosport, donde se le extrajo la bala y donde espero que ahora esté camino de mejorarse. El cirujano del hospital escribió a la familia sobre lo sucedido, y John Harwood se fue inmediatamente con él, acompañado por James, cuyo objetivo era traer lo más pronto posible información al Sr. y a la Sra. Harwood, que estaban sufriendo terriblemente con ello, especialmente la última. Se marcharon el martes y James volvió al día siguiente con noticias tan favorables que apaciguaron el malestar de la familia en Deane, aunque probablemente pasará algún tiempo hasta que la Sra. Harwood esté completamente tranquila. Además, tienen otro argumento a su favor: están seguros de que realmente ha sido una herida provocada por un accidente, tal y como ha afirmado tajantemente el propio Conde, y ha quedado probado por la dirección particular que tomó la bala. Ese tipo de herida no pudo haber sido consecuencia de un duelo. Por el momento se va recuperando bien, pero el médico todavía no ha declarado que esté fuera de peligro. John Harwood volvió ayer por la noche pero pronto volverá con él de nuevo.  Cuando James estuvo en Gosport no pudo dar los pasos necesarios para ver a Charles, excepto los que le llevaron a la puerta del salón en la Hospedería, donde se estaba celebrando un baile la noche que ellos llegaron. Una situación en la que se haría difícil encontrar a Charles. Pero me alegra decirte que no estaba en el grupo, pues no era en absoluto distinguido, y prácticamente no había ninguna chica guapa en la sala.

No puedo sentirme agradecida a ti de ninguna manera por no haberte puesto mi vestido, pues lo he mandado hacer con la intención de ponérmelo con mucha frecuencia, pero como el descrédito será para mí, así lo lamentaré menos. Tienes que aprender a que te guste y ponértelo en Godmersham. Ya verás qué fácil te resultará: si simplemente empiezas a quejarte de que es demasiado bonito pronto estarás convencida de ello.

Ayer tuve un día muy ajetreado. Mary me llevó todo el camino bajo la lluvia hasta Basingstoke, y todavía con más lluvia en el camino de vuelta, pues fue más intensa. Y al poco de llegar a Dean, una invitación repentina y una calesa nos llevaron hasta Ash Park para una cena tête à tête con el Sr. Holder, el Sr. Gauntlett y James Digweed. Pero nuestro tête à tête se vio reducido cruelmente por la ausencia de los dos últimos. Pasamos una velada muy tranquila, que yo creo que a Mary le resultó aburrida, aunque para mí fue muy agradable. Estar sentada sin hacer nada junto a un buen fuego en una habitación bien proporcionada me pareció un lujo. A veces hablábamos y en otras ocasiones nos quedábamos en silencio. Yo dije dos o tres cosas divertidas y el Sr. Holder hizo algunos juegos de palabras infames.

He recibido una carta de lo más afectuosa de Buller. Me temía que igual me iba a oprimir con su dicha y amor por su mujer, pero no era el caso. Él la llama simplemente Anna sin ningún tipo de adorno angelical, por lo cual le respeto y le deseo toda la felicidad. A lo largo de toda su carta parece más fascinado por sus sentimientos hacia nuestra familia que hacia ella, lo que ya sabes que no producirá el disgusto de nadie. Insiste mucho en su invitación para que vayamos todos a visitarle en Colyton, y mi padre parece bastante dispuesto a ir el próximo verano. Se trata de una circunstancia que puede complementar el plan de Dawl. Buller me ha expresado su deseo de que le escriba otra vez, para que le dé más detalles sobre todos nosotros.

El Sr. Heathcote tuvo un pequeño accidente muy digno el otro día mientras estaba cazando. Se bajó para dirigir su caballo hacia una cerca, o una casa, o un algo, y el animal, con la prisa, le pasó por encima de la pierna, o más bien creo que del tobillo, y no es seguro que no se le haya roto algún huesecillo.

Harris todavía no se encuentra bien, por sus malos hábitos corporales. Su mano sangró de nuevo un poco el otro día y el Dr. Littlehales le ha visitado recientemente. Martha ha aceptado la invitación de Mary para el baile de Lord Portsmouth. Él todavía no ha enviado sus invitaciones, pero no tiene importancia; Martha viene, y va a haber un baile. Creo que, en ausencia de su madre, será demasiado pronto para que yo vuelva con ella. El Sr. Holder le dijo a William Portal hace unos días que Edward se oponía a lo estrecho que se había quedado el camino como consecuencia de su plantación en la parte del criadero de aves. Desde entonces, el propio William Portal ha ido a examinarlo, reconoce que se ha quedado muy estrecho y se ha comprometido a cambiarlo. Quiere evitar el tener que quitar la parte extrema de la plantación con las recientes siembras, etc., pero si no se puede hacer un camino apropiado empujando el banco de tierra hacia el otro lado, no ahorrará en gastos para restituir el primero. He terminado ésta el domingo por la mañana. Tuya siempre.

P.D. Espero que sea verdad que Edward Taylor se va a casar con su prima Charlotte. Esos preciosos ojos oscuros adornarán a otra generación al menos en toda su pureza.

El escrito del Sr. Holder nos dice que en algún momento del pasado mes de Agosto el Capitán Austen y el Petterell estuvieron muy activos protegiendo de los franceses a un barco turco (que fue llevado a un puerto en Chipre por el mal tiempo). Sin embargo, se vio obligado a quemarlo. Me atrevo a decir que verás los detalles en The Sun.

Domingo por la tarde.-

Hemos tenido una terrible tormenta de viento en la primera parte del día, que ha causado bastantes daños entre nuestros árboles. Yo estaba sola sentada en el comedor, cuando un extraño tipo de ruido me sobresaltó. Poco después, se repitió. Entonces, me acerqué a la ventana justo a tiempo para ver cómo el último de nuestros dos altamente apreciados olmos ¡descendía hasta el suelo! El otro, que supongo fue el que provocó el primer ruido cuando se cayó, y era el que estaba más cercano al lago, tomó una dirección más hacia el este, hundiéndose entre los castaños y abetos, derribando una picea, golpeando la copa de otro, y despojando, en su caída, de ramas a los dos castaños de la esquina. Y esto no es todo. Uno de los dos olmos que quedan a la izquierda cuando se entra en lo que yo llamo el paseo de los olmos, también fue derribado, el poste que tenía la veleta de gallo se partió en dos, y lo que me ha dado más lástima de todo ha sido que los tres olmos que estaban en el prado de entrada y adornaban tanto, han desaparecido. Dos de ellos han sido derribados y el otro ha quedado tan dañados que no se mantiene ni en pie. Sin embargo, me alegro de poder añadir que, aparte de la pérdida de los árboles, no ha habido males mayores como consecuencia de la tormenta, ni aquí ni en el resto del vecindario. Por lo tanto, nos lamentamos con cierta comodidad.

Pasas tu tiempo tan tranquila y cómodamente como había supuesto. Todos hemos leído y admirado la carta de Fanny a su tía. El Endymion zarpó el viernes pasado.

Nota: la traducción la ha realizado la autora del blog, no con objeto literario, sino por el contenido del estado físico y/o anímico de Jane Austen, por lo que es susceptible de mejoras en el estilo, la interpretación o la traducción de algunos términos.

Fuente: Le Faye, D. (1995), Jane Austen’s Letters, Ed. Oxford University Press
Fuente:
Wikipedia:
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s