Cuando le ofrecieron a Colin Firth el papel de Mr. Darcy, no se puede decir que en principio estuviese muy entusiasmado. Apenas tuvo tiempo para leer los guiones; su opinión de las series de los clásicos de la BBC de los años 70 no era muy positiva (demasiado “tiesas”); el rodaje iba a durar muchos meses, y los papeles de época no se encontraban entre sus objetivos en ese momento.

Curiosamente, tampoco había leído nada de Jane Austen (ahora la considera una de las tres mujeres más importantes de su vida, junto con su madre y su esposa), y pensaba que era “una cosa de chicas”. Pero reconoce que, cuando empezó a leer la novela, en la quinta página ya se quedó “enganchado”: por los personajes, por el ingenio; y por la manera de Jane Austen de provocar la curiosidad del lector.

Aun así, no estaba seguro de que él podría ser un buen Mr. Darcy. Sentía que se le quedaba demasiado grande, especialmente cuando se dio cuenta de que era un personaje literario de gran relevancia, y de que ya había sido interpretado anteriormente por Lawrence Olivier. Además, “cuando me miraba al espejo, no conseguía ver a Mr. Darcy” y no sabía cómo iba a pasar de Colin a Fitzwilliam. No se sentía capaz y estuvo a punto de rechazar el papel. La convicción de la productora, Sue Birstwhistle, de que era el actor perfecto para el papel, fue lo que le hizo continuar a regañadientes.

Aun así, cuando llegó el primer día de lectura del guión con los actores convocados, estaba tan nervioso que cuando Crispin Bonham-Carter (Mr. Bingley) fue al aseo de caballeros, se lo encontró gimiendo a solas, aterrado: “¡Cielos, me han pillado!”

Tras leer y releer el guión en repetidas ocasiones, la historia empezó a apoderarse de él, y trabajó su papel intentando representarse, de una forma menos formal, qué sentiría un hombre en las situaciones que se presentan en la historia. Por ejemplo, en el baile de Meryton, se situó pensado “venga, se trata de una fiesta donde va a haber muchas mujeres. No es un sitio como a los que yo suelo ir y no tengo interés en hablar con la gente que estará, así que me protejo bajo un escudo de esnobismo y rechazo. Bingley además se encarga de cortejar a la chica más guapa del baile, así que eso me hace sentir más vulnerable. Viene y me dice que me tengo que animar, y le digo que él está con la chica más guapa, y él me dice que baile con su hermana. Si yo soy mejor que mi amigo Bingley, no es justo que me deje “los restos”. Con esa idea en mente, su actitud en la escena se produjo de una manera natural.

Sobre su primera proposición a Lizzy, la preparó pensando: “Darcy está haciendo una proposición muy imprudente. Le está diciendo que ya se ha hecho cargo de que su familia se va a enfadar con él, que la gente les mirará de soslayo, que sus posiciones sociales son muy diferentes. Y que todo esto lo considera insignificante. Es como si le estuviese haciendo un honor muy por encima de sus expectativas. Cualquier mujer de las que él había conocido hasta ese momento le habría dicho que sí, y Lizzy estaría loca si le rechazase, no porque no le encontrase atractivo, sino porque es la propuesta más ventajosa que iba a recibir en su vida. Con esta actitud en mente, no resultó difícil que me sorprendiera la negativa de Elizabeth. Era lo último que Darcy podría esperarse”.

Según Colin, la gran lección que aprendió Darcy fue a sobreponerse de su estupidez (“es una forma terriblemente indigna de analizarlo”), a dejar de pensar que todo el mundo que no fuera de su círculo era un bárbaro, a su ignorancia sobre otras formas de ver la vida.”

Colin dixit. Menos mal que Sue le ató corto para que no se despistase y finalmente llegara a interpretar a un Darcy difícil de superar.

»

  1. […] once años, que se enamoró de Henry Tilney (Northanger Abbey), y al que luego fue infiel con Mr. Darcy (Orgullo y Prejuicio), el Capitán Wentworth (Persuasión) y Mr. Knightley (Emma). No menciona al […]

  2. […] respetando el original de Jane. Darcy saliendo del lago resulta un momento memorable, que hizo de Colin Firth uno de los Darcys favoritos (en mi ranking ocupa el segundo lugar), junto con Jennifer Ehle como […]

  3. […] Shannon Hale con el mismo nombre, y trata de una mujer neoyorquina obsesionada con el personaje de Mr. Darcy que interpretó Colin Firth en la versión de la BBC en 1995. Parece ser que dicha obsesión dificulta sus relaciones amorosas […]

  4. Mary dice:

    Lindísima!!!!la veo una y otra vez con el mismo entusiasmo,Darcy me enamoro totalmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .