A mediados de Enero la familia de Charles sigue bastante resfriada en su casa de Keppel Street, en Londres. Pero, como buen marino acostumbrado a la intemperie, allí que salía él, hiciera el tiempo que hiciera, hasta que casi le revienta la cara por la congelación. Al final tuvo que quedarse en cama, donde recibió una carta, el sábado 18, de su hermano Frank desde Alton. En Godmersham, ese mismo día, se recibía carta de la tía Jane.

El domingo 19 Henry volvió a oficial la misa en Godmersham. Su sobrina Fanny nos dice que ya iba mejorando bastante… ¡Ni me quiero imaginar las anteriores! Pero, dado el buen sentido del humor de Henry, y de toda la familia Austen, seguro que hicieron unas buenas risas. ¿Os acordáis cuando Lizzy Bennet comenta que una de las cosas que tiene que enseñarle a Darcy era aprender a reírse de sí mismo?. En el buen sentido, claro, pero siempre con esa fina ironía.

man-standing-window

El lunes 20 el Dr. Bateman tuvo que recetarle una crema a Charles, por la que pagó 1 libra y un chelín. En Godmersham, el tío Henry se acercó hasta la ciudad.

El martes 21 de Enero Harriet, la cuñada de Charles, se atrevió a salir sola por londres. En Godmesham, Fanny recibe una carta de su tía Cassandra, a la que respondió inmediatamente. En Chawton, James Edward, el sobrino de Jane, se dedicó a leer a sus tías y a su abuela los dos primeros capítulos de la novela que estaba leyendo.

El miércoles 22 Charles recibió la visita en Londres de su hermano Henry por la mañana, y del Dr. Bateman por la tarde, a quien tuvo que pagarle otra libra con su chelín correspondiente. Hizo bastante viento esa noche. En Chawton, James Edward, todo un caballero, acompaña a las mujeres Austen hasta la casa de la Sra. Clement a jugar unas partidas de cartas.

El jueves 23, en Londres, Harriet estuvo leyendo en alto la nueva novela de la Srta. Porters, mientras la cara de Charles presentaba ya un aspecto bastante mejorado. En Chawton, Jane escribe a su sobrina Caroline en Steventon, y le agradece por las notas que le ha enviado. Jane se siente un poco mejor, y con fuerzas para ir caminando de nuevo hasta Alton. James Edward sigue leyéndolas en alto su novela.

El viernes 24 Charles, por fin, se puede afeitar después de 10 días. James Edward finaliza su visita a Chawton y se va con su hermana Anna a Wyards. Jane escribe a su amiga Alethea Bigg, que estaba con los Hills en Streatham. Le cuenta que se siente mejor, casi bien del todo. Por su parte, Anna se encuentra con fuerzas para caminar hasta Chawton si el tiempo lo permite. Se espera que Henry llegue en breve a Chawton.

El sábado 25 Henry vuelve a visitar a su hermano Charles en Londres, y James Edward llega a su casa en Steventon.

El domingo 26 la familia de Charles se acercó a escuchar el sermón de Henry en Margaret st., y regresaron con una buena impresión. Después, Henry cenó con ellos.

El lunes 27 hizo un poco mejor, y Charles se animó a salir de paseo con su cuñada, su suegra y la pequeña Harriet. En Godmersham, Fanny escribe a su tía Jane, y le envía la carta a través del Sr. Triggs. Jane Austen empieza a escribir su novela inacabada, Sanditon.

El martes 28 Charles, que ya había podido empezar a afeitarse, sigue con su toilette personal, y se corta el pelo. Hasta final de mes, el tiempo mejoró bastante, y retomó sus paseos familiares con sus niñas.

Fuente:

Le Faye, Deirdre. Cronología de la Familia Austen. Ed. Cambridge Univ. Press, 2013

Anuncios