Jane ha pasado unas fiestas preciosas con su familia, especialmente con su sobrino James Edward, y las visitas de su hermano Frank. Se encuentra mejor, más fuerte que hace unos meses e ilusionada con recuperarse para el verano.

Una vez más, vemos su enorme cariño por sus sobrinos, cómo aprovecha cualquier oportunidad para darles su opinión sobre sus escritos, y la alegría que le proporciona estar atenta a los talentos de cada uno.

Hoy, hace doscientos años, Jane tenía una plácida felicidad, y esto es lo que le escribía a su sobrina Caroline, hija menor de su hermano James:

Carta de Jane a su sobrina Caroline (Jane tenía 41 años)

Jueves 23 de Enero de 1817

Mi querida Caroline,

Siempre me siento muy agradecida por que te tomes la molestia de escribirme, y creo que ahora tengo tres o cuatro notas por las que darte las gracias. Pero, cualquiera que sea el número, tengo la intención de que esta carta sea aceptada como una bonita contestación a todas ellas pues, tal y como puedes ver, he cogido un pliego completo de papel, que me permite considerarla una carta larga, tanto si escribo mucho como si escribo poco.

Nos alegró mucho ver a Edward, ya que fue un placer completamente inesperado. Ha estado tan agradable como siempre, sentándose cómoda y tranquilamente mientras hacía sus deliciosos bosquejos.

Todos hemos pensado que había crecido bastante desde la última vez que estuvo aquí, y lo encontramos bastante más delgado, aunque con un aspecto muy bueno.

Hemos utilizado a Anna con tan malas artes como hemos podido, al no dejarle marchar antes de mañana por la mañana. Vivimos en un mundo cruel, en el que miramos por nosotros mismos y realmente no esperaba nada mejor de ninguno de nosotros. Pero, aunque no se esperara nada “mejor” (better), no podemos decir lo mismo de la mantequilla (butter) de la vaca de la Sra. Clement, pues ha vendido su ternera.

Edward te contará todo sobre la Gran Fiesta Vespertina a la que vino. Nos sentimos muy orgullosas de tener un hombre joven como acompañante, y se comportó admirablemente en todos los aspectos excepto en sus jugadas al VeinteUno (Vingt-Un).

La primera tarde nos leyó dos de los capítulos que había escrito. Ambos bastante buenos, pero

A Letter of Importance Carl Heinrich Hoff
A Letter of Importance Carl Heinrich Hoff

pensamos que, sobre todo, el segundo era mejor. Nos da la impresión de que tiene más del espíritu y entretenimento de la primera parte de su trabajo, los tres o cuatro capítulos, que algunos de los posteriores. El Sr. Reeves es encantador, y el Sr. Mountain, y el Sr. Fairfax, y todas sus actividades diarias. Y la introducción de Emma Gordon es muy divertida. En conjunto, me gusta bastante más todo este grupo de personas que el de Culver Court.

Tu Anne es espantosa. Pero nada me ofende tanto como lo absurdo de no ser capaz de pronunciar la palabra “shift”. Podría perdonarle cualquier locura con la lengua inglesa, excepto la falsa modestia de esa palabra francesa. No solamente debería colocar su edredón en el centro, sino también proporcionar su latitud, longitud y medida de sus dimensiones desde la perspectiva lunar, si así lo quisiera.

Cook y Sally parecen muy cordialmente satisfechos por tus recuerdos para ellos, y te agradecen y desean lo mismo. Sally tiene una nueva capa roja, que ha servido para aumentar su felicidad. Por lo que respecta al resto, todo sigue igual para ella, tan educada, bienintencionada y parlanchina como siempre.

¡Te imaginas que te volvieran a traer el lirón a la puerta de tu casa! Me quedé bastante sorprendida.

Todavía no se ha decidido una fecha para el retorno de Cassy, pero Marzo ha sido siempre el mes en el que ha solido venir por aquí. La tía Cassandra recibió una carta suya recientemente, extremadamente bien escrita con una caligrafía grande pero, como puedes suponer, con poco más que su deseo de que todo el mundo estuviera bien en Chawton, y los abrazos de Harriet y Fanny. Lamento decirte que el tio Charles ha estado sufriendo de reumatismo, y ahora tiene una terrible erupción en la cara y el cuello, que sin embargo le va a venir muy bien, aunque está bastante triste por sentirse indispuesto.

Por mi parte, me siento mejor que hace seis meses, y puedo caminar perfectamente bien hasta Alton, o volver desde allí, sin el menor rastro de fatiga, por lo que espero hacer los dos tramos cuando llegue el verano.

Recientemente pasé dos o tres días con tu tio y tu tía (Frank), y aunque los niños a veces son un poco ruidosos, y sin el orden que deberían tener con cierta facilidad, no puedo evitar que me gusten, e incluso quererlos. Lo que espero que no sea completamente inexcusable en su (¿?)…

Con cariño, tu tíaFirma JA

P.D.: El piano forté con frecuencia habla de ti. En distintas claves, me permito canciones y expresiones y, ya sea una lección, o un baile popular, Sonata o Vals, tu eres realmente su tema permanente. Me gustaría que vinieras a vernos tan fácilmente como lo hace Edward.

Nota: la traducción la ha realizado la autora del blog, no con objeto literario, sino por el contenido del estado físico y/o anímico de Jane Austen, por lo que es susceptible de mejoras en el estilo, la interpretación o la traducción de algunos términos.

Fuente: Le Faye, D. (1995), Jane Austen’s Letters, Ed. Oxford University Press
Anuncios