El día 8 de Enero, miércoles, los Reyes Magos vinieron con un par de día de retraso a la familia de Jane Austen, pero les trajo:

  • a la madre de Jane, 22 libras y diez chelines, como dividendos de sus 900 libras al 5% en acciones de la Armada;
  • a su hermana Cassandra, 27 libras y diez chelines, como dividendos de sus 1100 libras al 5% en acciones de la Armada;
  • a Jane, 15 libras como dividendos de sus 600 libras al 5% en acciones de la Armada.

En Chawton, Jane escribió a su sobrina Cassy (hija de Charles), una divertida carta escrita al revés, y que ya leímos aquí hace unos días.

man-with-umbrella

Su hermano Charles, en Londres, se levantó con un día de espesa niebla que, tras aclararse hacia el mediodía, le permitió salir de compras por la tarde. Al día siguiente heló, pero eso no impidió que Charles hiciera una de sus adquisiciones favoritas: pasteles para sus niñas (y, no sé por qué sospecho, que también para él…). No es de extrañar que, con ese frío y esas salidas, el domingo 12 se sintiera fatal, y solamente pudiera levantarse para ir a los oficios religiosos. Luego recibieron la visita del Capitán Burton y su mujer.

Ese mismo domingo 12, Henry volvió a ejercer ya como clérido en Godmersham, oficiando de nuevo la misma de ese día.

En Steventon, James Edward estuvo cenando con los Digweed.

El lunes 13, aunque Charles tenía dolores por todo el cuerpo, se acercó, en Londres a la biblioteca Holbourne. Desde luego, la pasión por los libros estaba bien integrada en todos los miembros de la familia Austen.

El martes 14, a pesar del frío, las niñas de Charles salieron a la calle, pero la familia estaba bastante contagiada con un fuerte catarro.

Fuente:

Le Faye, Deirdre. Cronología de la Familia Austen. Ed. Cambridge Univ. Press, 2013

 

 

Anuncios