Jane contesta a la carta que había recibido de James Stanier Clarke, el bibliotecario del Príncipe Regente, el pasado 27 de Marzo. Éste le había propuesto que escribiera sobre la familia Saxo Coburgo, pero Jane prefiere dedicarse a sus cuatro familias de la campiña inglesa.

Como veréis al final de la carta, previendo su posible falta de éxito si seguía escribiendo sobre el mismo tema, sus dotes de pitonisa era, cuando menos,  inexistentes…

Ahora hace doscientos años, Jane estaba escribiendo esta deliciosa carta….

Carta de Jane a James Stanier Clarke (Jane tenía 40 años)

Lunes 1 de Abril de 1816

Muy Sr. mío,

Me siento honrada por el agradecimiento del Príncipe, y muy agradecida a Vd. por la forma tan amable con la que menciona a la novela. También quiero acusar recibo de una carta anterior que me llegó desde Hans Place. Puedo garantizarle que le agradezco mucho el amable contenido de la misma. Espero que mi silencio pueda ser considerado con el auténtico significado con el que se pretendió: proceder únicamente con la voluntad de no robarle su tiempo con agradecimientos ociosos.

Cuenta Vd. con mis mejores deseos para cualquier circunstancia interesante en la que su propio talento y trabajo literario le sitúen, o para cualquier favor que le conceda el Príncipe Regente. Espero que sus recientes nombramientos supongan un paso hacia algo aún mejor. En mi opinión, el Servicio a la Corte puede ser difícilmente bien pagado, dado el inmenso sacrificio de tiempo y sentimiento que requiere.

Es Vd. muy, muy amable con sus indicaciones sobre el tipo de composición a la que podríasaxe coburg dedicarme en la actualidad, y soy plenamente consciente de que una novela histórica, basada en la Casa de Saxo Coburgo sería mucho más provechosa para el propósito del beneficio o la popularidad, que los retratos sobre vidas domésticas en pueblos rurales que suelo abordar. Pero sería tan incapaz de escribir un romance como un poema épico. No podría sentarme seriamente a escribir un Romance serio excepto si la única motivación fuera salvar mi vida, o si se tratara de algo que me fuera absolutamente imprescindible, o si no pudiera relajarme para dejar de reírme de mí misma y de otras personas, por lo que estoy segura de que sería ahorcada antes de acabar el primer capítulo. 

No. Debo ser fiel a mi propio estilo y continuar haciéndolo a mi manera. Y aunque es posible que no vuelva a tener éxito con esto, estoy completamente convencida de que fracasaría rotundamente con cualquier otra cosa.

Me despido estimado Señor,

Su más agradecida y sincera amiga.

Firma JA

Nota: la traducción la ha realizado la autora del blog, no con objeto literario, sino por el contenido del estado físico y/o anímico de Jane Austen, por lo que es susceptible de mejoras en el estilo, la interpretación o la traducción de algunos términos.

Fuente: Le Faye, D. (1995), Jane Austen’s Letters, Ed. Oxford University Pres
Anuncios