¡Qué bien hizo Jane Austen en dejar a nuestra imaginación cuándo y cómo tenían que ser los besos en sus novelas! Aún así, parece que tenemos necesidad, o al menos algunos parecen tenerla, de que nos expliciten las cosas, de dejar poco margen a nuestra creatividad y que disfrutemos más siendo pasivos voyeurs que activos creadores de nuestra realidad. ¡Me niego! Adoro a Jane Austen porque los besos los pongo yo, que para eso soy muy mía… igual que todos los que la leen ¿A que sí? 😉

No obstante, y a colación de una conferencia que dio el profesor John Mullan sobre el tema, tenemos otra vez los besos y lo que va más allá de los besos en la picota con una lista que, para que deis vuestra opinión como hay que hacerlo, con el artículo en cuestión a mano, os dejo el enlace y luego me comentáis.

Yo, como no tengo abuelas y puedo decir que soy….. en fin, bueno…. que yo sigo con mi Darcy Rintoul que, afortunadamente, no está en la lista. 😀 😀 Pero, la verdad, es que está divertida. Os vais a reir….

¡Hala, a disfrutar!

pp

http://www.mtv.com/news/2170587/jane-austen-movies-sexual-tension/

Anuncios