Capítulo 54

Los dos caballeros acaban de marcharse. Lizzy tiene que salir a tomar el aire pues su cabeza no deja de dar vueltas: ¿por qué  ha estado Darcy tan silencioso? Si fue tan agradable con los tíos Gardiner, ¿por qué con ella estaba tan serio? Probablemente, no la quería. Pero si no la quería ¿por qué volver a un sitio y con una compañía que le desagradaba tanto, él que se permitía el lujo de desdeñar a quien quisiera? Y, si la quería, ¿por qué esa actitud tan distante?

Lizzy no sabía qué pensar. El auténtico problema es que no sabía qué dirección era la que su razón debía de darle a sus sentimientos: si ésta le decía que Darcy estaba enamorado de ella, entonces podría dejar que su corazón seDarcy y Bingley regocijara todo lo que quisiera; pero si no era así, entonces tendría que hacer todo lo posible por olvidarle y minimizar lo que estaba sintiendo. Pero no podía tomar ni una decisión ni la otra. No sabía qué hacer y eso la irritaba profundamente. Así que decidió echarle la culpa a Darcy, como solemos hacer la mayoría en esta situación:

(Lizzy) ¡Qué hombre tan molesto!

Jane, sin embargo, sale a pasear con un estado de ánimo completamente diferente. Ha superado la prueba de ver a Bingley y hacer como si no sintiera nada. Cree que ya podrá verle con naturalidad. Lizzy no opina lo mismo…

…. Creo que estás bastante más en peligro que nunca de hacer que se enamore de ti ….

Los dos caballeros son invitados a cenar en Longbourn varios días después. Bingley se sienta al lado de Jane y Lizzy no solamente sospecha que ha recibido el beneplácito de Darcy, sino que pilla a Bingley mirando de reojo a su amigo, medio en serio, medio en broma. Ahora estaba segura de que la felicidad de ambos pronto se vería asegurada.

Sin embargo, Darcy estaba sentado tan lejos de ella como lo permitía la mesa. Sin embargo…

(Lizzy) Tenía la esperanza de que a lo largo de la tarde se daría la oportunidad de poder estar juntos.

Tuvo la típica reacción que tenemos todas cuando estamos al borde de un ataque de nervios y a la vez intentamos parecer muy dignas:

(Lizzy) Si no se dirige a mí, entonces me olvidaré de él para siempre.

Vale, Lizzy. No te lo crees ni tu. Pero te lo admitiremos porque es la típica tontería que pensaríamos cualquiera en una situación similar.

Darcy se fue al otro extremo de la habitación.. La verdad, es que era para tirarse literalmente de los pelos.

(Lizzy) Le seguía con la mirada, sentía envidía de aquellos a los que él dirigía la palabra y apenas tenía paciencia para servirle a nadie el café. Y, entonces, ¡se enfureció consigo misma por ser tan tonta!

Mientras no hacía más que reprocharse a si misma que era imposible que un hombre rechazado volviera a dirigirse a la misma mujer, y libraba dentro de sí una auténtica batalla emocional, por fuera tuvo la capacidad de mantener la compostura y, mientras sostenía su tacita de café, ¡por fin!, le preguntó (muy tranquilita, ¿eh?):

(Lizzy) ¿Su hermana está todavía en Pemberley?

¡Muy bien hecho, Lizzy! ¡¡Con valentía y templanza!! Porque mira que lo estaba pasando mal la pobre… y él…. no digamos….

De nuevo, como en el baile de Netherfield, Lizzy saca conversación y Darcy, en un momento determinado, se le come la lengua el gato y es incapaz de decir una sola palabra más. Aprovechando que otra dama se le acerca a Lizzy, él se va. ¡Arggshshhhshssh! ¿Pero esto “qué es lo que es”?Lizzy desperate

Para colmo, se formaron mesas para jugar al Whist, y la Sra. Bennet secuestró a Darcy en la suya. Lizzy en otra. Eso sí, no dejaba de mirarla. Ni ella a él. Hicieron los dos unas partidas lamentables.

Cuando terminó la visita, Jane estaba satisfecha al verse capaz de estar cómoda en la presencia de Bingley. Lizzy no creía una palabra de lo que le decía su hermana y la escuchaba con una sonrisa. Jane le pregunta que por qué quiere convencerla de que está sintiendo más de lo que realmente es. Lizzy le responde:

(Lizzy) A todos nos complace enseñar, aunque tan sólo podamos hacerlo con aquello que no merece la pena ser aprendido.

Capítulo 55

Bingley visita Longbourn de nuevo, pero esta vez va solo. Darcy se había ido a Londres y estaría de vuelta en 10 días. La Sra. Bennet aprovecha para invitarle en varias ocasiones…. Y dejarlos solos… hasta que por fin, una de lasDeclaración Bingley tardes, Bingley le pide a jane en matrimonio. Lizzy estaba convencida de que Darcy tenía algo que ver en el asunto.

(Lizzy) ¡El final más feliz, más sabio y más razonable!

¿Quién dijo que Jane Austen era romántica? Veamos cómo fundamente la relación entre Jane y Bingley:

… todas sus expectativas de felicidad estaban racionalmente fundamentadas. Se basaban en un conocimiento excelente, y en la más excelente aún disposición de Jane. Además, se daba entre ambos una similitud general tanto de sentimientos como de preferencias.

¡Toma! Razón y corazón. No podía ser de otra manera.

La bendición del Sr. Bennet a la pareja es memorable:

(Sr. Bennet) Ambos sois tan complacientes que nada quedará definitivamente resuelto; tan benévolos que todos los sirvientes os engañarán; y tan generosos, que siempre excederéis vuestros ingresos.

La de la madre es todavía mejor:

(Sra. Bennet) Estaba segura de que no podías ser tan guapa para nada.Jane happiest

Jane se confiesa entonces con Lizzy. Estaba dolida con las hermanas de Bingley, con las que ya no podría estar en los mismos términos que antes.

(Lizzy) Es el discurso más despiadado que te he oído decir nunca. ¡Buena chica!

Vaya, vaya… Jane tiene dos raseros de medir: uno, el que afecta a los demás, para lo que está dispuesta a hacer como que no ha visto nada (véase Wickham y Lydia); y otro el que le afecta a ella. Las cosas ya no serán lo mismo. Y, en la comparativa, es bastante más grave lo de Wickham que lo de las hermanas Bingley. Si ya decía yo que tanta presunta bondad no lo era tanto….

Pero Lizzy la sigue viendo como un dechado de virtudes:

(Lizzy) Hasta que no tenga tu disposición y tu bondad no podré ser tan feliz como tu.

 (Lizzy) Si tengo mucha suerte, quizás con el tiempo aparezca otro Sr. Collins.

Pues va a ser que no, Lizzy…. La suerte va a ser un poquito más generosa contigo…

Y ahora… ¡ A VOTAR!!

200pp

Anuncios