En los capítulos 7 y 8 a la Sra. Bennet se le ocurre un plan: que su hija Jane se vaya a caballo a Netherfield y no le quede más remedio que quedarse allí un poco más. Y, mira por dónde, se moja con la lluvia y se resfría. El resfriado de

Mrs. Bennet

 Jane tenía como objeto “cazar” al Sr. Bingley, según los planes de la Sra. Bennet. Pero el plan le salió absolutamente redondo, y nunca mejor dicho, pues mató dos pájaros de un tiro ya que, de paso, se llevó por delante también a Mr. Darcy, que se enamoró (en contra de todo su ser enterito, el racional, el fisiológico, el emocional, el económico, el social…) perdidamente de Lizzy.

Y, de carambola, colocó a la tercera (Lydia) aunque un poco mal. Pero, de esto, ya hablaremos cuando toque…

Os dejo, como siempre, un par de pildoritas, y el enlace para que las veais todas y votéis en el blog del 200 Aniversario de OP:

(Mary a Lizzy) …todo impulso del sentimiento debe de estar dirigido por la razón y, a mi juicio, el esfuerzo debe de ser proporcional a lo que se pretende.
Lo dicho, Mary de tonta, lo justito.
(Darcy a la Srta. Bingley) No puedo comprender que se descuide la biblioteca de una familia en tiempos como estos
Esto es Jane Austen TOTAL. La prueba irrefutable de que se inventó a Darcy para ella solita. Era SU hombre ideal.
(Darcy)… a ello hay que añadir algo má sustancial en el desarrollo de su inteligencia por medio de abundantes lecturas.
Lizzy se podría haber enamorado ya de Darcy con esto y con su biblioteca. Pero lo malo de causar una mala primera impresión, es que luego cuesta cinco veces más cambiarla a una buena. Y Darcy todavía no había cumplido el cupo. Había causado una pésima primera impresión, por lo que luego  tuvo que hacer un esfuerzo veinte veces mayor para cambiarla. Pero lo hizo, lo hizo… por eso nos enamora sí o sí, al final…
¡A leer más y a votar!:
200pp
Anuncios