Carta de Jane a Cassandra. 26 y 27 de Mayo de 1801. Cassandra está a punto de llegar a Bath…

Posted on 18/03/2012

1




Ya queda poco para que Cassandra se una a su hermana Jane en Bath. Ésta sigue conociendo a gente, a pesar de que algunas de sus nuevas amistades pronto se marcharán. Todavía no han encontrado casa definitiva, pero Jane ha encontrado la manera de tener su propio círculo social alejada de su madre y de su tía…

Carta de Jane a Cassandra  (Jane tenía 25 años)

Martes 26- Miércoles 27 de Mayo de 1801

De Bath a Kintbury

Paragon, Martes 26 de Mayo

Mi querida Cassandra:

Por tu carta desde Kintbury y por todos los elogios que contenía respecto a mi escritura, te devuelvo ahora mis mejores agradecimientos.

Me alegro de que Martha vaya a Chilton. Su presencia debe proporcionar a la Sra. Craven un confort transitorio muy importante, y espero que se esfuerce en hacerlo duradero ejerciendo ese tipo de atenciones hacia el hombre joven, del que fuisteis mantenidas aparte en el caso de la familia Harrison, debido a los cariños equivocados por parte de una de nosotras.

El Endymion llegó a Portsmouth el domingo, y le he enviado a Charles una carta breve en el correo de hoy.

Mis aventuras desde que te escribí hace tres días se corresponden fácilmente con el tiempo que ha pasado. Ayer por la mañana fui caminando con la Sra. Chamberlayne hasta Lyncombe y Widcombe, y por la tarde tomé el té con los Holder. El paso de Sra. Chamberlayne no fue tan magnífico en este segundo intento, como lo fue en el primero. No fue nada que yo no pudiera seguir sin esfuerzo, y durante muchas, muchas yardas juntas en una empinada y estrecha acera, fui yo quien llevó la delantera.

El paseo fue muy bonito, algo con lo que mi compañera estuvo de acuerdo cada vez que yo hacia esa observación. Y así se termina nuestra amistad, pues los Chamberlayne se marcharán de Bath en uno o dos días. Prepárate igualmente para la pérdida de Lady Fust, pues ocurrirá antes de que la encuentres.

Mi visita vespertina no fue en absoluto desagradable. La Sra. Lillingston vino a dar conversación a la Sra. Holder, y la Srta. Holder y yo pasamos al salón interior para contemplar los grabados y conversar patéticamente. Ella es muy poco discreta y se complace bastante en hablar de su hermano y su hermana fallecidos, y cuyas memorias mantiene con un entusiasmo que, aunque quizás pueda ser algo afectado, no es en absoluto desagradable. Te recuerda como una persona especialmente animada, por lo tanto, prepárate con una selección apropiada de adverbios, y pequeñas expresiones correctas en francés e italiano.

Ahora tengo que hacer una pausa para hacer algunas observaciones sobre el hecho de que la Sra. Heathcote haya tenido un bebé varón. Le deseo lo mejor para que pueda sobrellevarlo.

Y ahora, continuaré. Frank me ha escrito y dice que estará en Londres mañana. Tiene alguna negociación económica que le ha hecho abandonar Kent apresuradamente, de la que espera obtener alguna ventaja,  y le retendrá en la ciudad algunos días después de la estancia de mi padre.

He visto a las Srtas. Mapleton esta mañana. Marianne fue enterrada ayer, y realicé la visita sin esperar a que se me invitara a entrar, para preguntar por todas ellas. Sin embargo, a requerimiento del sirviente le dí mi nombre, y Jane y Christiana, que estaban paseando en el jardín, vinieron inmediatamente hasta donde yo estaba. Estuve sentada con ellas unos diez minutos. Estaban pálidas y abatidas, pero más serenas de lo que yo creía probable. Cuando les mencioné que estarías aquí el lunes, dijeron que les gustaría mucho verte.

Esta tarde tomamos el té con la Sra. Lysons. Mi maestro dice ahora a esto que será bastante aburrido.

El viernes vamos a tener otra fiesta y un grupo de gente nueva para ti. Los Bradshaw y los Greaves, que pertenecen los unos a los otros, y espero que también los Pickford. La Sra. Evelyn nos visitó el domingo muy educadamente, para decirnos que El Sr. Evelyn había visto al Sr. Philips, el propietario del nº 12 de Green Park Buildings, y que el Sr. Philips estaba bastante dispuesto a arreglar el suelo de la cocina. Pero me temo que todo esto será muy poco fructífero, pues aunque consiga mantener el agua fuera de la vista, no puede deshacerse de ella, ni pueden excluirse los efectos nocivos de su cercanía. No tengo nada más que decir sobre el asunto de las casas, excepto que nos equivocamos en cuanto al aspecto de la de Seymour Street, que en vez de estar orientada al Oeste, lo está al Noroeste.

Te aseguro que a pesar de lo que haya elegido insinuarte en mis cartas previas, apenas he visto al Sr. Evelyn desde que llegué. Lo encontré esta mañana y ésta era la cuarta vez. Por lo que respecta a mi anécdota sobre los Sidney Gardens, saqué el máximo de la historia en mi beneficio, pero la verdad es que solamente me preguntó si iba a estar o no en Sidney Gardens esa tarde. Ahora hay como una especie de compromiso entre nosotros y el faetón, y he de confesar como una debilidad mía, que tengo muchos deseos de salir en él. Si esto llegará a más, es algo que debe de permanecer con él. Creo realmente que es inofensivo. La gente de aquí no parece temerle, y tiene alojamiento para sus pájaros y todo eso. Mi tía no estará a gusto hasta que los haya visitado. Ha estado repetidamente intentando encontrar una necesidad para hacerlo, ahora a cuenta nuestra, pero no acaba de atreverse. Debería de ser especialmente escrupulosa con estos asuntos, y eso es lo que ella misma dice, pero aún así….

Bien, acabo de volver a casa después de estar con la Sra. Lyson, tan amarilla como cuando me marché. No te puede gustar tu vestido amarillo la mitad de lo que me gusta a mi, ni siquiera una cuarta parte. El Sr. Rice y Lucy se van a casar, uno el 9 y el otro el 10 de Julio.

Con todo mi afecto.

Miércoles.-

Acabo de volver de tomar el aire en el fascinante faetón, para lo que fui preparada por una nota del Sr. Evelyn poco después del desayuno. Fuimos hasta la parte alta de Kingsdown, y el trayecto fue muy placentero. Un placer sigue a otro rápidamente. A mi regreso me encontré con una carta tuya y otra de Charles sobre la mesa. Supongo que no necesito repetirte el contenido de la tuya. Será suficiente con que te la agradezca. Tengo que reconocer a Charles por el hecho de recordar la dirección de mi tio, y él mismo parece sorprenderse también por ello. Ha recibido 30 libras de su participación, y espera 10 más. Pero ya me dirás de qué le sirve obtener premios si los dedica a comprar regalos para sus hermanas. Nos ha estado comprando cadenas de oro y cruces de topacio. Hay que regañarle profusamente. El Endymion ya ha recibido órdenes de llevar a las tropas a Egipto, hecho que no me gustaría nada si no confiara en que Charles pronto será enviado a otro destino antes de que zarpe. Dice que no sabe nada sobre ese nuevo destino, pero quiere que le escriba directamente pues el Endymion probablemente zarpará dentro de 3 ó 4 días. Recibirá hoy mi carta de ayer, y volveré a escribirle por este correo para darle las gracias y regañarle.

Vamos a estar insoportablemente bien. Te he preparado un compromiso para el jueves 4 de Junio. Si mi madre y mi tía no van a los fuegos artificiales, que me atrevo a decir que no irán, he prometido unirme al Sr. Evelyn y a la Srta. Wood. La Srta. Wood ha vivido con ellos “desde que mi hijo murió”.

Haré el encargo a la Sra. Mussell, tal y como deseas. Me hizo muy bien el vestido negro y por lo tanto creo que podemos confiar en ella para el tuyo, aunque no siempre tiene éxito con los colores más claros. Me ví obligada a hacer muchos cambios en el mío blanco.

A menos que ocurra algo especial, no te escribiré de nuevo.

Nota: la traducción la ha realizado la autora del blog, no con objeto literario, sino por el contenido del estado físico y/o anímico de Jane Austen, por lo que es susceptible de mejoras en el estilo, la interpretación o la traducción de algunos términos.

Fuente: Le Faye, D. (1995), Jane Austen’s Letters, Ed. Oxford University Press