Carta de Jane a Cassandra. 20 y 21 de Noviembre de 1800. Jane con una copita de más, un romántico pretendiente para Cassandra, y muchas noticias en el vecindario…

Posted on 05/02/2012

1




Jane fue al baile…y se bebió alguna copita de más. Escribe a su hermana Cassandra al día siguiente con mano temblorosa y lengua afilada. Si nos fiamos de la descripción de la mayoría de la gente que acudía a los bailes, no es de extrañar que prefiriera su entorno familiar. Pero tampoco les faltaban los galanes que les dedicaban preciosas comparaciones…

Carta de Jane a Cassandra  (Jane tenía 24 años)

Jueves 20 y Viernes 21 de Noviembre de 1800

De Steventon a Godmersham

Steventon, Jueves 20 de Noviembre

Mi querida Cassandra:

Tu carta de esta mañana me ha cogido por sorpresa, y sin embargo he de decir que ha sido bienvenida y por la que te estoy agradecida.

Creo que anoche bebí demasiado vino en Hurstbourne, pues no sé de qué otra manera explicar el tembleque que tiene hoy mi mano. Por lo tanto espero que amablemente atribuyas a este error venial cualquier confusión en mi escritura.

El pícaro de Charles no vino el martes; pero el bueno de Charles llegó ayer por la mañana. Hacia las dos en punto apareció sobre un jamelgo de Gosport. Que se sienta capaz de dicha fatiga es una buena señal, y que no sienta ninguna fatiga en absoluto es incluso mucho mejor. Fuimos caminando a Deane para cenar, él estuvo bailando toda la tarde, y hoy no está más cansado de lo que corresponde a un caballero. Tu deseo de tener noticias mías el domingo quizás te proporcione una narración más detallada sobre el baile de lo que te pueda interesar, ya que se suele tener tendencia a pensar mucho más en este tipo de cosas a la mañana siguiente de que ocurran, que cuando el tiempo las haya sacado completamente de la memoria. Fue una tarde agradable, y a Charles se lo pareció especialmente, pero no puedo decirte por qué, a menos que se sintiera aliviado por la ausencia de la Srta. Terry, hacia la cual su conciencia le reprocha por ser ahora perfectamente indiferente. Solamente hubo doce bailes, de los que yo bailé nueve, y tan sólo la falta de compañero evitó que bailara el resto. Empezamos a las 10, cenamos a la 1 y estábamos en Deane antes de las 5. Tan sólo había 50 personas en la sala, de las que muy pocas eran familias de nuestro territorio, y no muchas más del otro. Mis compañeros de baile fueron los dos St. John, Hooper Holder – realmente prodigioso-, el Sr. Mathew para el último, y éste fue el que más me gustó de mi pequeño lote. Había muy pocas bellezas, y las que había, tampoco eran muy bonitas. La Srta. Iremonger no tenía buen aspecto, y la Sra. Bount fue la única a la que se admiró bastante. Apareció exactamente igual que lo hizo en Septiembre, con la misma cara ancha, la cinta de diamante, zapatos blancos, marido rosa y cuello gordo. Las dos Srtas. Cox estaban allí; en  una me pareció distinguir los restos de la chica vulgar y de rasgos anchos que bailó en Enham hace ocho años; la otra se ha refinado hasta llegar a ser una muchacha agradable y con compostura como Catherine Bigg.

Me quedé mirando a Sir Thomas Chamneys y me acordé de la pobre Rosalie (n.deT.: Rosalie era una trabajadora al servicio de la prima de Jane, Eliza de Feuillide, que parece ser que atrajo la atención de Sir Thomas). Miré a su hija y me pareció un animal exótico con el cuello blanco; la Sra. Warren, de la que me ví obligada a pensar que era una joven agradable, y de lo que ahora me arrepiento. Ha conseguido deshacerse de parte de su infantilismo, y bailó con mucha actividad, sin parecer gruesa en absoluto. Su marido es lo suficientemente feo; incluso más feo que su primo John; pero no parece ser demasiado mayor. Las Srtas. Maitland son las dos “monillas”, del estilo de Anne (ndet: la primera mujer de su hermano James, pues eran sus sobrinas), de piel morena, grandes ojos oscuros y una buena porción de nariz. El General (ndt: padre de Anne) tiene gota, y la Sra. Maitland ictericia. La Srta. Debary, Susan y Sally, todas de negro pero sin ninguna figura, hicieron su aparición y yo fui con ellas todo lo amable que me permitió su mal aliento. No me dijeron nada nuevo de Martha. Tengo intención de ir a verla el jueves, a menos que Charles decida venir de nuevo con su amigo Shipley para el baile de Basingstoke, en cuyo caso no iría hasta el viernes. Sin embargo, te escribiré antes de partir y, mientras tanto, espero tener noticias tuyas. Si no me quedo para el baile, bajo ningún concepto haría algo tan desconsiderado hacia nuestra vecindad como marcharme en ese mismo momento hacia otro lugar, por lo que intentaré que no sea más tarde del jueves por la mañana. Mary me dijo que anoche me veía muy guapa. Me puse el vestido de mi tía, y el pañuelo y mi pelo al menos estaban limpios, cumpliendo así toda mi ambición. Con esto ya termino con el baile. Ahora me marcharé y me vestiré para cenar.

Jueves por la tarde.-

Charles nos deja el sábado, a menos que Henry nos lleve de camino a la isla, de lo que tenemos alguna esperanza; entonces probablemente se vayan juntos el domingo. La joven que se supone va a casarse con Sir Thomas es la Srta. Emma Wabshaw. Vive en algún lugar entre Southampton y Winchester, es guapa, educada, amable, y cualquier cosa menos rica. Él está definitivamente acabando su casa con bastantes prisas. Quizas la noticia de que se va a casar con una srta. Fanshawe pudo originarse por las atenciones a esta joven, pues los nombres no son muy diferentes. La Srta. Summers me ha hecho el vestido realmente bien, y cada vez me gusta más y más. A Charles no le gusta, pero a mi padre y a Mary, sí. Mi madre se ha reconciliado bastante con él y James lo prefiere a cualquier otro del mismo estilo que haya visto antes. Como prueba de ello se desea que te diga que si quisieras vender el tuyo, Mary estaría dispuesta a comprarlo.

El lunes tuvimos un día muy agradable en Ashe. Nos juntamos 14 comensales en el estudio, pues el comedor no estaba en condiciones de habitabilidad después de que la tormenta derribara la chimenea. La Sra. Bramston dijo bastantes tonterías, de las que el Sr. Bramston y el Sr. Clerk disfrutaron de la misma manera. Hubo una mesa de julepe y de casino, y seis nos quedamos fuera. Henry y Lucy se cortejaron; Mat. Robinson se durmió; James y la Sra. Augusta leyeron alternativamente el panfleto del Dr. Jenner sobre la varicela y yo dediqué mi compañía por turnos a cada uno de ellos. Al preguntar por la Sra. Clerk, me encontré con que la Sra. Heathcote había metido garrafalmente la pata con sus noticias sobre los Crook y Morley. Es el joven Sr. Crooke quien se va a casar con la segunda Srta. Morley, y son las Srtas. Morley en vez de la segunda Srta. Crooke quienes resultaron ser las bellezas del evento musical. Este relato parece más probable, una mentira mejor inventada. Los tres Digweed vinieron el martes y jugamos al billar. James Digweed se ha marchado hoy de Hampshire. Creo que debe de estar enamorado de ti, pues se mostró muy ansioso por que estuvieras en los bailes de Faversham, y también supuso que los dos olmos se habían desplomado por la pena de tu ausencia. ¿No te parece una idea galante? No se me había ocurrido nunca antes, pero me atrevería a decir que lo es. Hacker ha estado hoy aquí, plantando los árboles frutales. Se ha sugerido un nuevo plan respecto a las plantaciones del recinto del lado derecho del paseo de los olmos. La duda consiste en si se debería de hacer un pequeño huerto, plantando manzanos, perales y cerezos, o si deberían de ser alarces, serbales y acacias. ¿Cuál es tu opinión? Yo no digo nada, y estoy dispuesta a estar de acuerdo con cualquiera.

¡Tu y George fuisteis andando a Eggerton! Qué grupo tan curioso. ¿Van las gentes de Ashford todavía en carreta cada domingo a la iglesa de Godmersham? Es a ti a quien siempre disgustó tanto el Sr. N. Toke, no a mi. A mi no me gusta su mujer, y no me gusta el Sr. Brett, pero por lo que respecta al Sr. Toke, hay pocas personas que me gusten más. La Srta. Harwood y su amiga han cogido una casa a 15 millas de Bath. Escribe cartas muy amables, pero no envía demasiados detalles sobre la situación. Quizás se trate de una de las primeras casas de Bristol.

Me despido. Charles te envía lo mejor de su amor, y Edward lo peor. Si crees que la distinción es inapropiada, puedes tomar lo peor por ti misma. Te escribirá cuando vuelva a su barco, y mientras tanto desea que me consideres como tu

Afectuosa hermana

P.D. A Charles le gusta mi vestido ahora. Me alegra decirte que acabamos de recibir otra carta de nuestro querido Frank. Está dirigida a ti, muy cortita, desde Larnica en Chipre, tan tarde como el 2 de Octubre. Venía de Alejandría y tenía que volver allí en 3 ó 4 días, no tenía noticias sobre su promoción, y no escribe más de veinte líneas, por la duda de si te iba a llegar la carta, y porque tenía idea de que las cartas eran abiertas en Viena. Unos días antes te escribió desde Alejandría a través del Mercury, por valijas para Lord Keith. Debe de haber otra carta para nosotros aparte de esta, una o dos, porque ninguna de éstas es para mí.

Henry llega mañana, tan solo por una noche.

Mi madre ha tenido noticias de la Sra. E. Leigh. Lady S&S y su hija (lady Saye and Sele y su hija divorciada) van a mudarse a Bath. La Sra. Estwick se ha casado de nuevo con un tal Sr. Sloane, un hombre demasiado joven, y sin el conocimiento de ninguna de las familias. Sin embargo, él tiene muy buen carácter.

Viernes.-

He decidido que me iré el jueves, pero por supuesto no antes de que llegue el correo. Charles está bastante guapo. Tuve la alegría de enterarme la otra tarde de quiénes eran las chicas gordas de nariz chata que me estuvieron molestando en el primer baile de H. Todo apunta a que fueron las Srtas. Arkinson de Enham.

Nota: la traducción la ha realizado la autora del blog, no con objeto literario, sino por el contenido del estado físico y/o anímico de Jane Austen, por lo que es susceptible de mejoras en el estilo, la interpretación o la traducción de algunos términos.

Fuente: Le Faye, D. (1995), Jane Austen’s Letters, Ed. Oxford University Press