Y, mientras tanto, Orgullo y Prejuicio acumulando polvo…

Posted on 01/11/2011

0




Hoy hace doscientos catorce años, el 1 de Noviembre de 1797, tuvo lugar el primer intento de publicar Orgullo y Prejuicio.

El pasado domingo 30 de Octubre, hace doscientos años, por fin vio la luz la primera novela de Jane Austen. No se trata de la primera que escribió, pero sí de la primera que pudo publicar, anónimamente (“A Lady”) y corriendo con los gastos. El mismo anonimato se mantuvo en el ambiente familiar (ver entrada). Sin festejos, sin celebraciones… todo discreto y con el conocimiento únicamente de los más íntimos de la familia Austen. Sin pena ni gloria.

Con 36 años, soltera por decisión propia en una de las peores condiciones de supervivencia de un ser humano (sin profesión, sin patrimonio, sin marido, enfrentándose al hecho de haber nacido MUJER. Es un ejercicio saludable no olvidarse de todo ello pues pensar ahora en Jane Austen puede parecer romántico, pero no hubo nada de romántico en la decisión que tomó. Incluso ahora, doscientos años después, muchas personas son incapaces de tener en cuenta cuando analizan a la escritora el contexto asfixiante que impedía que las mujeres tuviesen posibilidad alguna de desarrollarse por sí mismas, por muy valiosos que fuesen sus talentos y capacidades. Y Jane fue capaz, arropada por un ambiente familiar extraordinario, de ver el órdago a esa sociedad injusta y moralmente deficiente), sus obras fueron para ella como los hijos que no tuvo. Así, por ejemplo, se dirigía a una amiga que acababa de dar a luz a una niña, y a la que envió una copia de Emma: “Confío en que te alegres tanto de ver a mi Emma, como yo cuando vea a tu Jemima”.

Ya hemos visto que fue Henry (el padre de Jane había fallecido en 1805 y S&S se publicó en 1811), el que removió “Roma con Santiago” para que su hermana publicase. En la primera ocasión, fue el padre de Jane, George Austen quien, el 1 de Noviembre de 1797 (Jane tenía entonces 22 años), escribió al editor Cadell, en los siguientes términos:

Muy Sr. mio, tengo en mi posesión una novela manuscrita, en tres volúmenes, de una extensión similar a la de “Evelina” de la Srta. Burney. Soy perfectamente consciente de las consecuencias de publicar por primera vez una obra de este tipo bajo un nombre respetable, y es por ello que me dirijo a Vd. Por lo tanto, le estaría muy agradecido si pudiera informarme, en caso de que decidiera tener algún interés por ella, cuáles serían los gastos de publicarla a costa del autor, y cuánto estaría dispuesto a avanzar como pago por los derechos de la misma, en caso de aprobarse. Si decidiera apoyar su publicación, le enviaría el trabajo. Quedo a su disposición. George Austen.

El libro fue rechazado por correo.

Y tuvo que esperar al año 1812, tras la publicación de S&S por Egerton, que se hizo un nuevo intento con este editor para Primeras Impresiones, que ya había sido rebautizado como Orgullo y Prejuicio. Egerton en seguida se dio cuenta de que tenía en sus manos una obra extraordinaria. Le ofreció a Jane Austen 110 libras esterlinas por los derechos de autor, que ésta aceptó encantada. Después de la ronda de rechazos previos, no tenía ganas de pelearse por más, ni tener que correr con los gastos de impresión, etc. Y, por fin, en Enero de 1813, apareció su segunda novela… pero aún tenemos que esperar 14 meses para su bicentenario…

 Fuentes:

 Austen-Leigh, J.E. (1886) A memoir of Jane Austen. Ed. www.forgottenbooks.org

Viveash, C. (1997), Jane Austen’s early adventures in Publishing. The Jane Austen Society Report for 1997, 10-15.