Jane está en casa de su hermano Edward y su pequeña familia en Rowling, que más adelante, en Noviembre de 1797 se mudaría a Godmersham. Parece ser que, finalmente, las que tenían un sentido del humor realmente hilarante eran Cassandra y su madre…

Carta de Jane a Cassandra  (Jane tenía 20 años)

Jueves 1 de Septiembre de 1796

De Rowling a Steventon

Mi querida Cassandra

La carta tuya que acabo de recibir me ha divertido más allá de la moderación. Podría haberme muerto de risa con ella, como solían decir en el colegio. Eres ciertamente la escritora con el mejor sentido del humor de la época actual.

Desde la última vez que te escribí, hemos estado a punto de volver a Steventon tan pronto como la próxima semana. Ese era el plan, durante uno o dos días, de nuestro querido hermano Henry. Pero ahora todo ha vuelto a lo establecido, no tanto a lo que habíamos previsto, sino que mi ausencia parece que se va a prolongar un poco más. Esto me entristece pero, ¿qué puedo hacer?

Henry nos deja mañana para ir a Yarmouth, pues tiene mucho interés en consultar allí con su médico, pues confía mucho en él. Se encuentra mejor de lo que estaba cuando llegamos, aunque todavía no se ha recuperado del todo. Según lo planificado ahora, no estará de vuelta hasta el 23 y además se traerá un permiso de tres semanas, pues está deseando ir de caza a Godmersham, donde se mudarán Edward y Elizabeth a principios de Octubre. Si se mantiene este plan, difícilmente estaré en Steventon antes de mediados de ese mes. Pero si no puedes estar sin mi, supongo que podría volver cuando vaya Frank. Se lo está pasando muy bien aquí pues ha aprendido a dar volteretas, y está tan encantado que se pasa el día dedicado a ello.

Lamento que encontraras tanta concisión en las tensiones de mi primera carta. Debo de esforzarme en enmendarme por ello cuando nos veamos, con detalles más elaborados que pronto empezaré a redactar. Ya tengo terminado mi vestido, y realmente se trata de una impresionante sobrepelliza. Siento tener que decir que mi nuevo vestido de color ya se ha desgastado mucho, a pesar de haber hecho los cargos a todo el mundo para que tuvieran mucho cuidado con él.

Nuestros caballeros tuvieron un tiempo de todo menos tranquilo en su visita a Godmersham, ya que llovió la mayor parte del trayecto hasta allí, y todo el camino de vuelta. Encontraron a la señora Knight bastante bien y con muy buen ánimo. Se supone que pronto se volverá a casar.

He tenido al pequeño George una vez en mis brazos desde que he llegado, lo que consideré muy amable. He hablado con Fanny sobre el abalorio de su gargantilla, y tiene mucho interés en saber dónde lo encontraste. Mañana seré como Camila en la casa de veraneo del Sr. Dubster, pues mi Lionel habrá retirado la escalera por la que llegué, o al menos por la que tenía intención de marcharme, así que me tengo que quedar aquí hasta que vuelva. Sin embargo, mi situación es preferible a la suya, ya que estoy muy contenta, aunque lo estaría más si pudiera estar en casa para final de mes.

No tengo ni idea si la srta Pearson volverá conmigo. Qué persona tan agradable es Charles, ¡mira que engañarnos para que le escribiéramos dos cartas a Cork! Admiro en extremo su ingenuidad, especialmente por cuánto sale ganando con ella. El Sr. y la Sra. Cage y el Sr. y la Sra. Bridges cenaron ayer con nosotros. Fanny parecía tan contenta por verme como el resto, y preguntaron mucho por ti, a quien supone estará haciendo el traje de boda. Está tan guapa como siempre, y un poquito más gruesa. Tuvimos un día muy agradable, y bebimos algunos licores por la tarde. La figura de Louisa ha mejorado bastante; está tan fuerte como acostumbraba. Su cara, por lo que pude ver en una tarde, parecía no estar alterada. Ella y los caballeros vinieron caminando hasta aquí el lunes por la noche, pues había llegado desde Hythe con los Cage esa misma mañana.

Lady Hales y sus dos hijas más jóvenes han venido a visitarnos. Caroline no se ha vuelto en absoluto más grosera de lo que era, ni Harriet más delicada. Me alegro de tener buenas noticias del Sr. Charde, y solamente me produce temor que mi larga ausencia pueda ocasionarle una recaída. Practico todos los días todo lo que puedo, por él,  aunque me gustaría que fuese un poco más.

No he tenido noticias de Mary Robinson desde que llegué. Estoy a la espera de que me caiga una buena regañina por haber osado a dudar cada vez que se menciona el asunto. Frank se ha convertido en el entretenimiento para Fanny.

No creo que nadie se diera cuenta de las cosas valiosas que se habían olvidado, ni tampoco he tenido noticias de los guantes de Anna. También es cierto que no he preguntado ni una sola vez por ellos. Estamos muy ocupadas haciendo las camisas de Edward, y me siento orgullosa de decir que soy la costurera más pulcra de todas.

Dicen que hay un número increíble de pájaros por los alrededores este año, tantos que quizás hasta yo podría matar unos pocos. Me alegro de tener tan buenas noticias del Sr. Limprey y J. Lovett. No sé nada del pañuelo de mi madre, pero me atrevo a decir que lo encontraré pronto.

Quedo tuya con todo mi afecto.

Nota: la traducción la ha realizado la autora del blog, por lo que es susceptible de mejoras en el estilo, la interpretación o la traducción de algunos términos.

Fuente:

LeFaye, D. (1995), Jane Austen’s Letters, Oxford University Press

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .