En sus novelas, las hijas de los caballeros deben emplearse en casarse y, si es posible, hacerlo bien. Las únicas fuentes de ingresos disponibles comunmente a las mujeres gentiles eran sus participaciones del matrimonio, las herencias y las propiedades de sus maridos.

Casarse bien quería decir casarse con un caballero que tuviera propiedades y, de hecho, los términos gentleman (caballero) y property (propiedad) eran sinónimos. En “Emma”, la familia del Sr. Weston “había estado accediendo durante las últimas dos o tres generaciones al ámbito de los gentiles y la propiedad”. Generalmente, se hace bastante explícito el valor de las propiedades. Con frecuencia, se proporcionan los datos sobre los ingresos del caballero o sus propiedades tan pronto como se le presenta. Los números proporcionan una buena evidencia sobre las expectativas financieras de la gentileza en los años en los que se escribieron (1797-1816) y se publicaron (1811-18) las novelas de Jane Austen. La única novela que no hace exhibiciones prominentes de tales números financieros es “Emma”, que es precisamente la única novela en la que la heroína es una heredera.

Interesante, ¿verdad? Este artículo lo ha escrito G.E. Bentley Jr., de la Universidad de Toronto, para la revista Notes & Queries:

Notes and Queries (2016) 63 (2): 230-233.

doi: 10.1093/notesj/gjw076

El artículo completo se puede leer en el siguiente enlace (si no podéis hacerlo a través de vuestro ordenador, podréis hacerlo a través de vuestras Universidades o Bibliotecas locales):

notes-and-queries

http://nq.oxfordjournals.org/content/63/2/230

 

Anuncios